X

Internacionales

Datos que debes conocer sobre los comicios presidenciales en Brasil

Foto: Referencial

(Caracas, 07 de octubre. Noticias24).-Los brasileños celebran este domingo la primera vuelta de una elección presidencial, para elegir un nuevo mandatario en el gigante suramericano la mayor economía latinoamericana.

Según las encuestas lo comicios están liderados por el excalcalde de Sao Paulo Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) del expresidente Luis Inácio Lula da Silva.

Cabe destacar que en segundo lugar se encuentra el ultraderechista Jair Bolsonaro, ante esto los sondeos prevén una segunda vuelta para el 28 de octubre entre ambos candidatos, los cuales son los favoritos aparecen empatados en las simulaciones de balotaje. Pero algunos analistas estiman que Bolsonaro podría ganar en la primera vuelta, en caso de que sectores de clase media decidan emitir un «voto útil» para evitar que la izquierda vuelva al poder.

Lea también: Conozca a los candidatos que se disputarán la presidencia de Brasil este domingo

Los electores «acabarán votando mucho más por miedo o rabia que por convicción. Entreveo entonces una segunda vuelta mucho más radical, con riesgo incluso de violencia», afirma Geraldo Monteiro, politólogo de la Universidad del Estado de Rio de Janeiro (UERJ).

Las encuestas, sin embargo, distan de ser infalibles, apunta Monteiro, recordando que en 2014 muchos estudios preveían que el centroderechista Aécio Neves quedaría eliminado en la primera vuelta, aunque terminó compitiendo (y perdiendo) el balotaje con Dilma Rousseff.

Ahora, tanto Alckmin como Gomes apuestan por una sorpresa semejante.

Estas son las octavas elecciones que se realizan desde el retorno del país sudamericano a la vida democrática, con la particularidad de que es la propia democracia la que se ve cuestionada por millones de decepcionados votantes.

Otros de quien los candidatos son Ciro Gomes, la izquierda moderada quien por tercera vez en que se postula a la presidencia, seguido de Geraldo Alckmin, tradición sin estridencias representante de la derecha más tradicional del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y reincidente en sus aspiraciones presidenciales, Geraldo Alckim se presenta por segunda vez a unas elecciones por la primera Magistratura, años de haber perdido su primer chance frente a Lula.

Igualmente se encuentra Marina Silva, el tercer intento el cual arrancó como tercera favorita al inicio de la carrera presidencial, la candidatura de Marina Silva ha quedado relegada a un cuarto lugar que disputa con Alckim en las encuestas.

Quien resulte electo sucederá a Michel Temer, el más impopular de los mandatarios desde la restauración de la democracia en 1985
, y tendrá por misión recomponer la credibilidad del Estado después de años de crisis económica, violencia endémica y escándalos de corrupción.

El próximo domingo, 147.3 millones de brasileños, un 3% más que en 2014 elegirán presidente y vicepresidente, diputados, senadores, gobernadores y legisladores regionales, con urnas electrónicas instaladas en la totalidad de los municipios del país.

En Brasil el voto es obligatorio para quienes tienen entre 18 y 70 años, con una multa irrisoria para quienes se ausenten de 3.51 reales (menos de un dólar). Y es opcional para quienes tienen entre 16 y 17 años, los mayores de 70 años y analfabetas.

¿Por quién se vota?

Se elegirá presidente y vicepresidente de la República, a los gobernadores de los 27 Estados (incluido el Distrito Federal de Brasilia), a los 513 diputados, a 57 de los 81 senadores (dos tercios) y a los legisladores de las asambleas de cada uno de los Estados. Los mandatos son de cuatro años, excepto para los senadores, de ocho.

De todas estas vacantes solo 31.7% de los candidatos son mujeres. En las elecciones presidenciales y de gobernadores, hay una segunda vuelta prevista, el 28 de octubre, si ninguno de los candidatos obtiene la mayoría absoluta de los votos válidos.

La gran novedad de estas elecciones es la prohibición del financiamiento de las campañas por parte de empresas, en un intento por marginar la corrupción a gran escala.

¿Cómo se vota?

Los brasileños votan en un sistema de urnas electrónicas. Cada elector debe digitar el código que corresponde al candidato: dos cifras para presidente y gobernadores, tres para senadores, cuatro para diputados federales y cinco para los legisladores de las asambleas de cada Estado.

Las dos primeras cifras son siempre las que corresponden al partido. Este sistema permite obtener los resultados rápidamente, pero algunos críticos, como el candidato ultraderechista Jair Bolsonaro, advierten sobre la posibilidad de hackearlas. La justicia electoral asegura que el sistema es infalible.

Con información de El Comercio y AFP