X

Internacionales

Jair Bolsonaro promete cambiar el destino de Brasil tras ganar comicios presidenciales

Foto:EFE


(Caracas, 28 de octubre. Noticias24).-El presidente electo de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, celebró este domingo su victoria en la segunda vuelta de los comicios y prometió que cambiará “el destino” del país suramericano.

“Vamos juntos a cambiar el destino de Brasil, sabíamos para donde estábamos yendo, ahora sabemos para donde queremos ir, mi querido pueblo brasileño, muchas gracias por la confianza”, dijo Bolsonaro en su primera manifestación pública como mandatario electo.

El capitán de la reserva del Ejército ganó hoy las elecciones presidenciales en Brasil con un 55,42 % de los votos válidos, frente al 44,58 % que obtuvo el progresista Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), con el 97,53 % de las mesas escrutadas.

Lea también Abogado del partido de Temer será el nuevo gobernador de Brasilia

A continuación te mostramos algunos datos sobre la trayectoria de este político.

Jair Bolsonaro fue durante casi tres décadas un diputado irrelevante de Brasil, pero el domingo este excapitán del Ejército fue electo presidente, gracias a su propuesta de mano dura en un país sumido en el descontento, y pese a su discurso misógino, homófobo y racista.

El ultraderechista, de 63 años, ganó con casi 56% de los votos, frente a 44% para su adversario de izquierda Fernando Haddad.

Lea también Dos jurados de votación mueren por infarto durante las elecciones en Brasil

Bolsonaro se hizo mucho más conocido por su retórica inflamada que por sus 27 años como diputado, en los que logró aprobar apenas dos proyectos.

A comienzos de septiembre estuvo a punto de morir cuando recibió una puñalada en el abdomen. El ataque lo llevó tres semanas al hospital, pero no lo apartó de internet.

Fortalecido tras el arrasador primer turno, mantuvo la estrategia y rechazó acudir a los debates con su rival, redoblando su ofensiva en las redes sociales, donde suma millones de seguidores.

Lea también
Jair Bolsonaro es el presidente electo de Brasil tras ganar la 2da vuelta: obtuvo casi 56% de los votos

Nacido en 1955 en Campinas, cerca de Sao Paulo, en una familia de origen italiano, este antiguo paracaidista forjó su carrera principalmente en Rio de Janeiro, donde fue elegido concejal en 1988 y obtuvo su primera banca como diputado federal dos años después.

Católico, tiene cinco hijos de dos matrimonios: cuatro varones –tres dedicados a la política- y una niña, que según dijo una vez significó “una debilidad” de sus capacidades.

Machismo y homofobia

Aquella no fue su primera declaración misógina. En 2003, le dijo a una diputada izquierdista que lo acusaba de incentivar las violaciones que “no merecería ser violada”. Luego explicó: “No merecería ser violada porque es muy mala, muy fea”.

Cientos de miles de mujeres se manifestaron antes de la primera vuelta para gritar “Él no”, pero eso no frenó su ascenso.

También hicieron correr tinta sus declaraciones homofóbicas. En una entrevista con la revista Playboy, en 2011, dijo que preferiría que sus hijos “muriesen en un accidente” a que fueran homosexuales.

Brasil entre la espada y la pared

Entre las propuestas más relevantes de su programa de gobierno de corte neoliberal, con el lema “Brasil encima de todo. Dios encima de todos”, están las siguientes:

1- Reducir la deuda pública en 20% a través de un proceso de privatización de las empresas públicas, venta de acciones y asignación de concesiones a operadores privados.

2- Crear un sistema privado para la jubilación por capitalización, que existiría en paralelo a la cotización pública.

3- Rebajar la edad de imputabilidad de 18 a 16 años y eliminar del beneficio procesal de recorte de condena.

4- Crear de un Ministerio de Economía que unifique las carteras de Hacienda, Planificación e Industria para dirigir el plan de privatizaciones.

5- Fomentar el uso de armas entre civiles, así como el fortalecimiento de las fuerzas de seguridad y de defensa.

Aplicar una política de “guerra” contra el narcotráfico, que prevé protección jurídica especial para los policías que torturen, hieran o maten a presuntos delincuentes.

Con información de EFE y AFP