Los médicos no les creyeron que su hija se había tragado una pila y así terminó todo

Foto: Imagen Referencial

(Caracas, 15 de noviembre – Noticias24).-Se inició un proceso de investigación sobre la muerte de Isabella Rees una bebé de 14 meses, en Australia. Sus padres afirman que la niña se trago una pila de botón, y que los médicos no le creyeron razón por la que su bebita murió.

La madre de la pequeña testifico ante el juzgado, que llevó a Isabella tres veces al Sunshine Hospital, y las tres veces fue enviada de vuelta a casa luego de que los médicos atribuyeran sus vómitos y fiebre a una infección.

El padre había visto a la niña jugando con la batería anteriormente, razón por la que sostenían que la misma la ingirió, pese a esto aseguran que los médicos se negaron a realizarle la radiografía.

Desesperada, la madre incluso llevó al hospital los pañales sucios, los coágulos de sangre encontrados en la cuna e imágenes para mostrar que algo andaba mal, pero los médicos la hicieron sentir como si estuviera exagerando.


Tras encontrar a su hija cubierta de sangre, Allison la llevó por cuarta vez al hospital.
Los médicos finalmente le hicieron una radiografía, que mostró una pequeña pila de botón dentro de su sistema digestivo. Pero ya era demasiado tarde: la niña falleció horas después, en la sala de operaciones.

“Simplemente fuimos ignorados y rechazados”, aseguró la madre al protestar contra el personal del hospital.

Con información de RT