Crisis económica y conflictividad social argentina reciben a la cumbre del G-20

Foto: EFE

(Caracas, 28 de noviembre. Noticias24). La cumbre del G20 que se celebra en Buenos Aires será el evento internacional más importante que haya organizado este país, pero, contrariamente a lo que esperaba el presidente Mauricio Macri, una Argentina en plena crisis económica recibirá a los líderes mundiales.

Lea también: Trump evalúa un “plan B” por si el Congreso le niega el dinero para el muro

Macri, un dirigente de centro-derecha con una exitosa carrera como empresario, ha tenido en 2018 el año más difícil de su gobierno, con el estallido de una crisis económica que lo empujó a pedir un auxilio al Fondo Monetario Internacional por unos 56.000 millones de dólares, el más elevado en la historia del organismo.

Depreciación de 50% del peso argentino frente al dólar, inflación proyectada entre 45% y 50% para el cierre de 2018, aumento de la pobreza (que se sitúa en 27,3%) y del desempleo (9,6%), contracción económica prevista de 2,6% para 2018 y 1,6% en 2019 … no son los indicadores que deseaba mostrar el anfitrión ante gobernantes como el estadounidense Donald Trump o la alemana Angela Merkel.

La última gran cita internacional de Argentina fue la IV Cumbre de las Américas, en Mar del Plata en 2005, un traspié para el exmandatario estadounidense George W. Bush, que no pudo conformar el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), rechazada por los presidentes de izquierda que entonces gobernaban la región.

“La expectativa del gobierno de Macri, cuando se acordó realizar la cumbre en Buenos Aires, era que iba a servir de vidriera para mostrar su política de reformas graduales. Argentina parecía entonces ser una de las pocas buenas noticias, por sus políticas pro mercado con apoyo popular”, comentó Bruno Binetti, académico en relaciones internacionales de las argentinas Universidad Torcuato di Tella y Universidad Católica.

Macri asumió en diciembre de 2015 con un discurso liberal, tras doce años de gobierno proteccionista de la centroizquierda peronista de Néstor y Cristinia Kirchner (2003-2015), cuando se produjo un boom en los precios de los cereales, producto de exportación por excelencia de Argentina.

Macri abrió el mercado de cambios, eliminó subsidios a los servicios básicos y emprendió recortes en la administración pública, según un plan gradual que buscaba aliviar el impacto en la población y mantener su respaldo.

Sin embargo, en 2018 los ingresos por exportaciones sufrieron una dura caída, tras una de las peores sequías en el campo, mientras Estados Unidos endurecía sus medidas proteccionistas y se enfrascaba en una guerra comercial con China.

Conflictividad social

Una corrida cambiaria a fines de abril hizo estallar la crisis que con dificultades intenta contener Macri, cuyo nivel de desaprobación llegó a 65% en el lapso septiembre-octubre, según la encuesta de opinión pública de la Universidad de San Andrés.

La política económica de su gobierno es lo que más rechaza la población, con un índice de 86% de insatisfechos, de acuerdo con ese mismo sondeo.

El deterioro de la situación económica azuza la conflictividad social, con dos huelgas generales este año e innumerables paros y marchas sectoriales.

Esta semana en que se celebra la cumbre del G20, los sindicatos hacen huelgas parciales en aeropuertos, en la compañía Aerolíneas Argentinas y en el servicio de metro en demanda de ajustes salariales acordes con la inflación.

Además, organizaciones sociales preparan una serie de movilizaciones en repudio al G20 y en contra de la política económica de Macri que incluyen charlas, talleres, conciertos y una gran manifestación el viernes.

“El G20 va a durar un día, al segundo día se van todos por el quilombo (desastre) que se va a armar. La gente tiene hambre y ¿quieren hacer un G20 acá?”, vaticina Jesús Olgin, vendedor callejero en el centro de Buenos Aires.

En busca de apoyo

Con la intención de optar por un nuevo mandato en las elecciones de 2019, Macri intenta que la cumbre sirva como una señal de respaldo a sus políticas.

“Van a venir los líderes más importantes del mundo como una muestra de apoyo a Argentina y de reconocimiento de que Argentina ha vuelto a querer hacer su aporte en el escenario mundial”, sostuvo el mandatario esta semana.

Binetti destacó que la situación de Argentina “es mucho menos auspiciosa de lo que se esperaba cuando recibió la presidencia pro témpore del G20“.

“El diagnóstico de Macri sobre hacia dónde iba a ir el mundo no se dio. Sin embargo, Argentina ha tenido el apoyo de Estados Unidos en el FMI y Trump ha sido flexible con Argentina en los temas de los aranceles al hierro y el acero”, apuntó.

Para el analista Rosendo Fraga, la gran oportunidad que brindará la cumbre a Macri estará en el bilateralismo, con el carácter oficial que le ha dado a las visitas de los gobernantes de Estados Unidos, China, Rusia, Francia, Japón, Reino Unido y Alemania.

“En estos encuentros, Argentina tendrá respaldo y elogios.El marco económico y comercial multilateral se está debilitando, las relaciones bilaterales se van fortaleciendo“, indicó Fraga.

con información de AFP