X

Internacionales

Mujer acarició a un gato y no creerá la tragedia que le ocurrió

Foto: Archivo

(Caracas, 24 de enero. Noticias24).- Gemma Birch, una británica de 24 años, se encariño tanto con un gato que encontró en la calle en un viaje que hizo a Portugal que se la llevó hasta el hotel donde estaba hospedada para darle de comer.

Lea también : Autoridades decomisan 118 kilos de explosivos en el suroeste de Colombia 

De acuerdo con Daily Mail, Gemma de regreso a casa vomitó varias veces y se desmayó durante el viaje, cuando el avión aterrizó la trasladaron de inmediato a un hospital.

Allí, los médicos descubrieron que tenía una intoxicación alimentaria causada posiblemente por consumir pollo crudo. Como ella manifestó que no comía pollo, los doctores le preguntaron si acaso había tenido contacto con animales. Al responder de manera afirmativa, los expertos le dijeron que se enfermó por la gata que acarició: al parecer, el animal revolvió varios contenedores de basura.

Aunque la joven continuó “cada vez más débil”, los doctores le dijeron que solo se trataba de “una reacción severa” a la intoxicación y que “mucho reposo en cama” la ayudaría, contó Gemma al diario inglés.

Ella agregó que, de repente, una noche se cayó de la cama porque no podía sentir las piernas. Luego de que sus padres la arrastraron hasta una silla, Gema se dio cuenta de que algo grave estaba pasando:

“Cuando me senté, me di cuenta de que no podía sentir la alfombra debajo de mis piernas. Comencé a rascarme y no sentí nada. Uno de los rasguños hizo sangrar mi pierna y no sentí nada”.

Angustiada por lo que ocurría, la joven le dijo a su padre para que la ayudara y este la llevó a un hospital. En la sala de espera, ella trató de averiguar en Google qué podía tener y el buscador le sugirió que tal vez se trataba del Síndrome de Guillain-Barré, “un trastorno poco común que hace que el sistema inmunológico ataque el sistema nervioso”.

Tras ver los síntomas de la joven, los médicos confirmaron que se trataba de ese trastorno, el cual es difícil de diagnosticar, “destruye todo lo que puede” y afecta “músculos como la vejiga y el intestino” si no se trata a tiempo, relató Gemma a Daily Mail.

Al final, la joven perdió la movilidad en sus piernas, por lo que se sometió a diferentes tratamientos y terapias para volver a caminar, lo que solo logró después de más de un año, indicó el mismo medio.

Cabe mencionar que si bien el caso se registró hace varios años, hasta ahora se conoció.

Con información de Pulzo