X

Internacionales

Indígenas protestan contra política de tierras de Bolsonaro

Foto:

(Caracas, 31 de enero. Noticias24).- Unos 500 indígenas de Brasil exigieron respeto y reconocimiento a sus tierras en una protesta que realizaron este jueves contra las políticas de delimitación de territorios aborígenes propuestas por el presidente de la nación, Jair Bolsonaro.

En Sao Paulo, la mayor ciudad de Brasil, los indígenas se concentraron en la icónica Avenida Paulista y sostenían pancartas que pedían “el fin del genocidio indígena y la demarcación de tierras indígenas ya”.

Los manifestantes marcharon contra la decisión de Bolsonaro, líder de la ultraderecha brasileña, de transferir la demarcación de tierras indígenas del Ministerio de Justicia al de Agricultura, comandado por Tereza Cristina Correa, una hacendada que coordinaba la bancada de los propietarios rurales en el Congreso.

Para Suelen, de la tribu Tekoa Paranapua, el presidente “quiere quitar derechos y volver los pueblos indígenas más débiles”, pero “eso no va a pasar porque el pueblo indígena está más unido que nunca”.

Nosotros solo queremos un poquito de tierra para vivir, plantar y cuidar de nuestros hijos” y “no podemos permitir que los hombres blancos nos quiten lo poquito que tenemos”, recalcó Suelen.

En Brasilia, la capital federal del gigante suramericano, los manifestantes ocuparon las calles enfrente al Ministerio de Agricultura y llevaban pancartas en las que se leía “Sangre indígena, ni una gota más”, “No a la actividad minera en tierras indígenas” o “¡Alto al genocidio indígena en Brasil!”.

Las protestas de este jueves fueron convocadas por la Articulación de Pueblos Indígenas de Brasil (APIB) bajo el paraguas de la campaña “Enero Rojo – Sangre Indígena” y tuvieron lugar también en diversas ciudades del mundo, como Washington (Estados Unidos), Berlín (Alemania), Madrid (España), Londres (Reino Unido) y París (Francia), entre otras.

Esta política de Bolsonaro fue una de las primeras al asumir la presidencia en provocar críticas de varios sectores de la sociedad brasileña y despertó preocupación entre varias ONG y entidades que actúan en la defensa de los derechos indígenas.

Con información de EFE