X

Internacionales

Papa Francisco: O construimos el futuro juntos, o no habrá futuro

Foto:EFE

(Caracas, 05 de febrero. Noticias24).-El papa Francisco cumplió ayer su primera jornada de visita oficial a los Emiratos Arabes Unidos (EAU) y en cada uno de sus gestos y de sus pronunciamientos formales quedó impreso el sentido del viaje: la preocupación por la paz y la responsabilidad que en ello tienen las grandes religiones universales, informó el portal argentino Página 12

En su discurso ante el Encuentro Interreligioso en el Founder’s Memorial, Francisco dijo que “he aceptado la ocasión para venir aquí como creyente sediento de paz, como instrumento que busca la paz con los hermanos” porque, subrayó, “estamos aquí para esto: querer la paz, promover la paz, ser instrumentos de la paz”.

Para ello, sostuvo Jorge Bergoglio, es necesario “reconocer los mismos derechos a todo ser humano” porque hacerlo es “glorificar el nombre de Dios en la tierra”. Y por ese motivo, siguió diciendo el Papa, también “hay que condenar sin vacilación toda forma de violencia, porque usar el nombre de Dios para justificar el odio y la violencia contra el hermano es una grave profanación”. Y para no dejar dudas sobre su posición Francisco remató diciendo que “no hay violencia que encuentre justificación en la religión”.

Hablando ante aproximadamente 700 líderes religiosos en su mayoría musulmanes pero con presencia de todas las confesiones, el Papa no se alejó de la mirada humanista que caracteriza su prédica. “El enemigo de la fraternidad es el individualismo” dijo y sostuvo que “la conducta religiosa debe ser purificada continuamente de la tentación recurrente de juzgar a los demás como enemigos y adversarios”.

“No hay alternativa”, aseguró en otro pasaje de su discurso leído en italiano. “O construimos el futuro juntos o no habrá futuro” y “las religiones, de modo especial, no pueden renunciar a la tarea urgente de construir puentes entre los pueblos y las culturas”, subrayó. Y de inmediato reiteró el llamado al compromiso de las religiones, una tarea que él mismo recogió de sus antecesores Juan Pablo II y Benedicto XVI.

“Ha llegado el momento de que las religiones se empeñen activamente, con valor y audacia, con sinceridad, en ayudar a la familia humana a madurar la capacidad de reconciliación, la visión de esperanza y los itinerarios concretos de paz”.

Para el Papa, sin embargo, “la paz y la justicia son inseparables”y “las religiones tienen también la tarea de recordar que la codicia del beneficio vuelve el corazón inerte y que las leyes del mercado actual (…) no favorecen el encuentro, el diálogo, la familia, las dimensiones esenciales de la vida que necesitan de tiempo y paciencia”.

Pidió entonces Francisco que “las religiones sean la voz de los últimos”, que “estén del lado de los pobres; que vigilen como centinelas de fraternidad en la noche del conflicto, que sean referencia solícita para que la humanidad no cierre los ojos ante las injusticias y nunca se resigne ante los innumerables dramas en el mundo”.

El Papa Francisco cerró su discurso en el encuentro interreligioso subrayando que “la fraternidad humana nos exige, como representantes de las religiones, el deber de desterrar todos los matices de aprobación de la palabra guerra” porque “ante nuestros ojos están sus nefastas consecuencias” para agregar que “estoy pensando de modo particular en Yemen, Siria, Irak y Libia”. Y pidió, con “el dulce poder de la oración” y “el empeño diario de diálogo”, asumir un compromiso conjunto “contra la lógica del poder armado, contra la mercantilización de las relaciones, los armamentos de las fronteras, el levantamiento de muros, el amordazamiento de los pobres”.


Con información de AVN