X

Internacionales

Repartición de migrantes rescatados agudizó la crisis diplomática entre Italia y Francia

Foto: Twitter

(Caracas, 8 de febrero. Noticias24).- El ministro del Interior y vicepresidente de Italia, Matteo Salvini, afirmó hoy que quien gobierna en Francia «tiene las ideas un poco confusas», al referirse a la política sobre inmigración del Gobierno de ese país, uno de los motivos de la tensión que existe entre Roma y París.

Lea también: Los “chalecos amarillos” denunciaron violencia policial este sábado en Francia

«Podemos vivir sin Francia, no sin los franceses, que son un pueblo estupendo. Evidentemente, quien está gobernando tiene las ideas un poco confusas», dijo Salvini a la prensa en unas declaraciones en la región de Abruzzo (centro).

El líder de la ultraderechista Liga comentaba así la decisión de Francia de no acoger finalmente a los migrantes desembarcados del buque Sea Watch que se había comprometido a recibir, en el marco de un acuerdo entre varios países europeos para el reparto de los rescatados.

Según informaron hoy fuentes del Ministerio del Interior italiano, París ha cambiado de idea y ha comunicado a este departamento que «solo aceptará a las personas que necesitan protección y no a los migrantes económicos».

Italia aceptó desembarcar el pasado 31 de enero a 47 migrantes rescatados por el Sea Watch, y que permanecían bloqueados desde hacía doce días en espera de un puerto, después de que varios países de la UE se comprometieran a repartirse a estas personas.

Las fuentes de Interior también señalaron que Francia ha comunicado que apoyará a Italia para solicitar una repatriación más efectiva a algunos países africanos, empezando por Senegal.

«Ahora esperamos que París muestre buena voluntad con hechos, cooperando para la repatriación lo antes posible de decenas de senegaleses indocumentados que están en territorio italiano».

Las críticas de Salvini a la política de inmigración francesa se producen en medio de la más grave crisis diplomática entre los dos países desde la Segunda Guerra Mundial, que ha llevado al Gobierno galo a llamar a consultas a su embajador en Roma.

El detonante final de esta decisión fue la reunión que mantuvo el otro vicepresidente del Gobierno italiano, Luigi Di Maio, líder del antisistema Movimiento Cinco Estrellas, con un grupo de «chalecos amarillos», algo considerado inadmisible por el Gobierno de Emmanuel Macron.

Salvini informó hoy de que la próxima semana se reunirá en Roma con su colega francés «porque quiero resolver la situación» y dijo que Francia «ha rechazado en los últimos dos años a 60.000 inmigrantes».

«Cada uno responde a su propia conciencia y yo estoy contento de lo que hemos hecho», aseguró.

Con información de EFE