X

Internacionales

El regreso de los talibanes puede significar el fin del día de San Valentín en Kabul

Foto: Composición Noticias24

(Caracas, 14 de febrero – Noticias24).- Los jóvenes amantes afganos celebraron el día de San Valentín regalando rosas rojas y blancas a sus seres queridos, pero con el temor de que este sea el último día para los enamorados, si se concreta un acuerdo de paz que permita a los talibanes volver al poder.

Lea también: ¡Día de los enamorados! San Valentín antes de morir estableció una tradición y aquí te la contamos

En Kabul, cada año son más quienes celebran el día de San Valentín y el número de tiendas con regalos para la fecha, generalmente rosas, también está aumentando, haciéndose más populares las floristerías en los barrios que ofrecen flores y globos rojos en forma de corazón.

Faisal Hafizi, un joven enamorado, por primera vez compró un regalo de San Valentín a su novia: un ramo de rosas rojas y una botella de perfume.

“Durante varios años escuché sobre el día de San Valentín, pero sinceramente, es la primera vez que compro un regalo para mi novia”, cuenta a Efe el enamorado de 20 años tras salir de una floristería en Shahr-e-Naw’s Flower-Street, un vecindario popular para este tipo de regalos en Kabul.

Después de enviarle el regalo a su novia, Faisal planea pedirle a sus padres que hablen con la familia de la chica sobre el compromiso porque, de lo contrario, el regalo podría ponerla en problemas en casa.

“Pensé que si no compro un regalo en este San Valentín, Dios sabrá si podremos disfrutarlo el próximo año si los talibanes regresan al poder, escuché que ellos odiaban esas cosas cuando estaban en el poder”, dijo Faisal con una sonrisa.

La generación joven de Afganistán, que creció en una sociedad libre de talibanes, y de alguna manera abierta a algunas tradiciones occidentales, está disfrutando el día como una rara oportunidad de expresar su amor.

Durante el régimen talibán, entre 1996 y 2001, no se permitió a las mujeres ir a la escuela, trabajar o caminar en la ciudad sin usar el Hijab, un pañuelo que cubre toda la cabeza salvo el rostro, y solo se les permitía salir en público con sus familiares hombres.

Los solteros que tenían una relación amorosa, recibían 80 latigazos, mientras que los hombres o mujeres casadas debían ser apedreados hasta morir si se les descubría teniendo relaciones sexuales con extraños.

En los últimos meses, el grupo insurgente dice que ha logrado “avances significativos en asuntos vitales” en las conversaciones de paz con Estados Unidos y hay muchas esperanzas de que el grupo también inicie las conversaciones con el Gobierno afgano para alcanzar un acuerdo de paz que ponga fin a la larga guerra de 17 años.

De manera que la joven generación del país teme a que un posible regreso de los talibanes les arrebate su libertad y estilo de vida.

“Tengo derecho a elegir a mi compañero de vida, me encanta vivir mi vida como quiero”, dice a Efe Fatima Habibi, que compró un oso de felpa como regalo de San Valentín para su novio, un compañero de clase en la universidad.

“Espero que los talibanes no vuelvan al poder o que regresen con moderación y flexibilidad, de lo contrario no creo que podamos celebrar más San Valentín o sentarnos en la misma clase con nuestros compañeros”, dice la joven de 19 años.

Aunque los negociadores talibanes han dicho en las conversaciones que respetarán todos los derechos de las mujeres, criticaron algunas de las realidades actuales de la sociedad, entre ellas, los programas de televisión en los que se ven mujeres sin el Hijab islámico, lo que a su juicio promueve la inmoralidad.

“No queremos hablar sobre este tema”, dijo a Efe el portavoz talibán Zabihullah Mujahid al ser consultado sobre si permitirían la celebración del día de San Valentín en caso de que regresen al poder o no.

Pero en la sociedad conservadora afgana no solo los talibanes se oponen al día de San Valentín, la mayoría de la gente de las zonas rurales y los académicos islámicos lo rechazan como una inmoralidad.

“Es una tradición occidental inútil que allana el camino para la inmoralidad e incluso promueve la prostitución en la sociedad, la gente debería evitar que sus hijas e hijos la celebren”, dijo a Efe Omaid Bajawri, un erudito religioso.

Pero, pese de la oposición de la parte conservadora de la sociedad, cada año que pasa más jóvenes celebran el día de San Valentín y el negocio de los regalos cobra impulso.

“Este año trajimos más regalos y flores que en los últimos años, ya que ahora tenemos más clientes”, explica a Efe Sarwar Ahmad, un vendedor de una tienda de Kabul que luce un escaparate con globos en y flores para atraer la atención de los compradores.

Con información de EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE