X

Internacionales

El impactante caso de un hombre de 23 años que parece un anciano (+foto)

Foto: El Universal

(Caracas, 21 de febrero. Noticias24).- Sammy Basso, es un biólogo que tiene el síndrome de progeria de envejecimiento acelerado Hutchinson-Gilford es una enfermedad rara que aparece en la infancia, acelera el envejecimiento y causa la muerte prematura.

Lea también : Acusan oficialmente al inversor estadounidense Michael Calvey de estafa en Rusia 

Sammy Basso de 23 años, padece de esta enfermedad rara que aparece durante la infancia. Su lucha contra la enfermedad le ha hecho implicarse en la investigación contra esta dolencia estudiando Biología Molecular.

El joven científico participó en uno de los dos recientes estudios desarrollados en ratones en edición genética que han logrado elevar la esperanza de vida a estos animales.

Los dos ensayos, cuyos resultados se publican en Nature Medicine, han sido liderados por los catedráticos de Bioquímica españoles Carlos López Otín y Juan Carlos Izpisúa, y son trabajos independientes pero muy similares en el diseño y los resultados.

Uno de los investigadores del equipo de López-Otín es Sammy Basso, probablemente el paciente con progeria más longevo del mundo (nació en 1995), quien después de conocer al investigador español decidió estudiar Biología Molecular para investigar sobre su enfermedad.

El síndrome de progeria de envejecimiento acelerado Hutchinson-Gilford es una enfermedad rara que aparece en la infancia, acelera el envejecimiento y causa la muerte prematura. Ahora, dos estudios desarrollados en ratones y basados en la edición genética han logrado elevar la esperanza de vida en estos animales.

Los dos ensayos, cuyos resultados se publican en Nature Medicine, han sido liderados por los catedráticos de Bioquímica españoles Carlos López Otín y Juan Carlos Izpisúa, y son trabajos independientes pero muy similares en el diseño y los resultados.

Uno de los investigadores del equipo de López-Otín es Sammy Basso, probablemente el paciente con progeria más longevo del mundo (nació en 1995), quien después de conocer al investigador español decidió estudiar Biología Molecular para investigar sobre su enfermedad.


Basso se graduó por la Universidad de Padua y, en 2017,
como parte de su trabajo de fin de carrera, se trasladó al laboratorio de López-Otín, donde se unió al proyecto y ayudó en los experimentos.

La progeria de Hutchinson-Gilford es una enfermedad de la cual solo hay 119 pacientes oficialmente diagnosticados en todo el mundo, aunque se estima que hay más sin diagnosticar. El origen de esta enfermedad es una mutación en el gen LMNA, que provoca la acumulación de una proteína tóxica en el núcleo de las células, lo que produce un deterioro gradual en el organismo.

La esperanza de vida de los pacientes con progeria se sitúa en torno a los 14 años, y aunque se han desarrollado algunas terapias con resultados positivos, actualmente continúa sin haber ningún tratamiento eficaz contra esta enfermedad genética.

Foto: El Universal

Con información de El Universal