X

Internacionales

Alcalde de Cúcuta hace fuertes críticas a Iván Duque tras acontecimientos del 23 de febrero

(Caracas, 28 de febrero. Noticias24).- El Alcalde de Cúcuta, César Rojas, solicitó al Gobierno de Iván Duque que se entregué la ayuda humanitaria que no pudo ingresar a Venezuela a los más de 150.000 migrantes del vecino país que allí permanecen.

En una entrevista con BLU Radio, el alcalde César Rojas explicó por qué después de los incidentes que se presentaron en la frontera, le pidió al presidente Iván Duque que entregue la ayuda a los migrantes que están en Cúcuta.

Según el mandatario, hay 1.600 personas en las vías que no pudieron volver al vecino país por el cierre de la frontera, lo cual se está volviendo una problemática a la que necesitan encontrarle solución con el fin de evitar enfrentamientos entre los migrantes y las autoridades.

La ayuda humanitaria permanece en las bodegas que hacen parte del complejo aduanero de la Dian, custodiada por la Policía Nacional.

A continuación la entrevista Completa:

Frente a este cierre, Migración Colombia informó en las últimas horas que sellará el pasaporte de venezolanos sin el timbre legal de salida legal del vecino país, ¿qué piensa sobre esa medida?

Esto es una medida que no ayuda a nadie, porque estimularía el paso por las trochas, donde hay presencia de grupos irregulares, que suelen cobrar por cruzar por allí. Las personas de bien no se van a someter por esos pasos irregulares. Yo llamo al Gobierno Nacional para que reflexione y analice lo de las medidas, porque están afectando a la capital nortesantandereana con estas decisiones.

Hay una problemática interna en Venezuela, donde los ojos del mundo están puestos allí; pero también hay que mirar la problemática interna de nosotros.

¿Cómo debería atenderse a los más de 1.600 venezolanos que se quedaron ‘varados’ en este lado de la frontera tras el cierre?

Lo primero es abrir la frontera para que ellos pasen a Venezuela, porque si ellos vinieron acá solo por el concierto, que vuelvan y regresen a su país. Si ellos siguen acá, es porque quieren devolverse. A ellos hay que facilitarles la salida y de esa forma volveríamos a la normalidad.

Entre estos migrantes que se quedaron de este lado de la frontera, hay un grupo de encaupachados, autodenominado ‘La Resistencia’, que se sigue enfrentando con las autoridades de Venezuela ¿Cuál debe ser la respuesta de las autoridades colombianas?

Yo creo que del lado colombiano de la frontera no puede haber encapuchados. Ellos dicen ser una resistencia, pero son una minoría de jóvenes que no van a conseguir absolutamente nada. Y las autoridades militares colombianas, que están mirando esto, no pueden ser consecuentes con ellos y tienen que emprender acciones y reprimir estas agresiones contra la guardia venezolana. Esto solo busca alterar la armonía en el entorno de la ciudad de Cúcuta.

Hay una problemática interna en Venezuela, donde los ojos del mundo están puestos allí; pero también hay que mirar la problemática interna de nosotros.

¿No le preocupa que estos hechos de violencia terminen en un conflicto entre Colombia y Venezuela?

Mire que la Policía Colombiana tiene la orden, impartida desde el Ministerio de Defensa, de estar en esos puentes sin armas, ni nada. Pero ya cuando se agreda a un policía colombiano, eso puede desencadenar en una provocación. El Ejército ha sido muy respetuoso, está en retaguardia y no en los puentes, para evitar incidentes que podría desatar un conflicto, que no es conveniente para nadie, y menos para la ciudad de Cúcuta.

¿Usted considera que estas acciones cometidas por estos jóvenes venezolanos deben ser consideradas como actos vandálicos?

Claro, la convivencia ciudadana está alterada por esta situación. El objetivo era el concierto para decirle al régimen de Maduro para que abriera el espacio de la ayuda humanitaria. Esto se buscó y no se cumplió nada, porque las fuerzas militares reprimieron al pueblo venezolano, entonces ya hay que buscar otras alternativas. Pero no acepto que 30 o 40 personas, que se quedaron debajo de los puentes, sigan lanzando piedras hacia la guardia venezolana. Los barrios se ven afectados y la gente no se siente segura, porque no sabe qué reacción pueda tomar la guardia contra este reducto de personas.

Mire que la Policía Colombiana tiene la orden de estar en esos puentes sin armas, ni nada. Pero ya cuando se agreda a un policía colombiano, eso puede desencadenar en una provocación.

Pasando a otro tema, ¿qué se debería hacer con estas ayudas humanitarias, que permanecen almacenadas en el puente internacional de Tienditas?

En eso soy muy respetuoso, porque son orientaciones que vienen del Gobierno Nacional, de Cancillería y de muchas naciones aportantes. Nosotros no tenemos la dificultad de escasez de medicina, como sí ocurre en Venezuela. Pero deberían tomarse unas medidas correspondientes. Las orientaciones del gobierno nacional son que estas contribuciones sean pasadas a Venezuela. No son ayudas humanitarias para la ciudad de Cúcuta, porque nosotros necesitamos otro tipo de ayudas, como fomentar el empleo y derrotar la informalidad.

Con información de El Tiempo