X

Internacionales

Incendio de un remolcador afectó el tránsito en el Canal de Panamá

Foto:Mpptaa/Referencial

(Caracas, 17 de marzo. Noticias24).-Un incendio en un remolcador, que no causó heridos, afectó este domingo durante un lapso de tiempo el tránsito por el Canal de Panamá, informó a administración de la vía interoceánica.

En un breve comunicado, la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) indicó que el fuego se registró en el cuarto de máquinas de un remolcador “que iba a brindar asistencia a un buque en las esclusas de Cocolí”, en el lado del Pacífico de la vía.

Lea también: Así se prepara Nueva York para sobrevivir al cambio climático

Atendido los protocolos del Canal de Panamá, el tránsito de los buques por las esclusas de Cocolí no fue afectado más allá del tiempo que tomó controlar el incendio y trasladar el remolcador a sitio seguro para determinar las causas” del mismo, añadió la información oficial sin precisar el lapso que tomó esa operación.

La ACP reportó el lunes pasado que dos buques se rozaron ese día al aproximarse a las esclusas de Pedro Miguel, ubicadas en el lado Pacífico y construidas a principios del siglo pasado, sin que se afectara el tránsito de otras naves.

La administración de la ruta no dio entonces más detalles de lo sucedido, pero en las redes sociales se difundieron vídeos del choque, que apenas ocasionó unas abolladuras en el casco de uno de los buques según las imágenes publicadas.

Por el Canal, construido por Estados Unidos en la primera década de 1900 y traspasado a Panamá el 31 de diciembre de 1999, pasa cerca del 6 % del comercio mundial y se conectan más de 140 rutas marítimas y 1.700 puertos en 160 países.

La vía, que mide 82 kilómetros de longitud y conecta los océanos Atlántico y Pacífico, funciona con un sistema de esclusas y ha sido sometida a una ampliación, con coste de al menos 5.600 millones de dólares, que comenzó a operar a mediados de 2016 y que permitió a la ACP entregar al fisco un aporte récord de 1.703 millones de dólares en el año fiscal 2018.

Los dos mayores clientes de la ruta acuática son Estados Unidos y China y el transporte de contenedores es su principal negocio, aunque las nuevas esclusas, inauguradas en junio de 2016, han dado paso a nuevos mercados, como los grandes cruceros o el gas natural licuado (GNL).

Con información de EFE