X

Internacionales

Díaz Canel sobre acusaciones del NYTimes: médicos cubanos jamás podrán ser difamados

(Caracas, 19 de marzo. Noticias24).-El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel condenó las acusaciones del diario estadounidense The New York Times (NYTimes) contra la Misión Médica Cubana en Venezuela, y refirió que las mismas alimentan la guerra de odio que promueve Estados Unidos (EEUU) contra ambas naciones.

«Médicos cubanos jamás podrán ser difamados. Su extraordinaria obra humana en tierras que el imperio llama ‘oscuros rincones del mundo’, desmienten al NYTimes y a su reportero Casey. Alimentar guerra de odio de Marco Rubio contra Cuba y Venezuela es un crimen», escribió el mandatario a través de su cuenta en Twitter.

El pasado domingo, The New York Times publicó un artículo donde acusaba a los médicos cubanos que prestan servicio en Venezuela de presionar votantes como parte de una campaña política progubernamental, para las pasadas elecciones presidenciales celebradas el 20 de mayo de 2018 en el país.

El periodista contó con el testimonio de 16 médicos cubanos que abandonaron sus funciones en el programa de salud y afirman haber sido utilizados para ejercer presión política entre sus pacientes a favor del Gobierno Bolivariano, poniendo en entredicho la solidaridad de la ayuda médica de cubana hacia Venezuela.

Al respecto, el ministro para la salud pública de Cuba, José Ángel Portal, aseguró que «el personal médico que marcha a cualquier punto para salvar vidas, aún a riesgo de perder la suya, es el mayor ejemplo de solidaridad que puede ofrecer el ser humano», recordando a través de la red las palabras que pronunciara Fidel Castro.

El medio de información alternativa Cubadebate denunció el pasado lunes que un reportaje publicado por el NYTimes sobre la Misión Médica Cubana en Venezuela tiene objetivos propagandísticos alineados a las fuerzas que buscan una intervención en Venezuela.

Cuba resaltó que The New York Times sólo mostró el rostro de dos de los supuestos 16 informantes del periodista, de los cuales uno se encuentra residenciado en Chile y otro en Ecuador, y criticó que su única otra fuente haya sido el director del programa para Las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, un «connotado participante en numerosos planes anticubanos».

Con información de AVN