X

Internacionales

El príncipe Carlos de Inglaterra y su esposa la duquesa Camila llegarán a Cuba este domingo

Foto: EFE

(Caracas, 23 de marzo. Noticias24).-El príncipe Carlos de Inglaterra y su esposa Camila, duquesa de Cornualles, llegarán mañana domingo a Cuba en una visita histórica de tres días, la primera oficial de miembros de la realeza británica al país caribeño, que servirá para acercar a ambas naciones y reforzar lazos bilaterales.

El heredero de la corona británica arribará a La Habana en la tarde y su primer acto oficial será una ofrenda floral en el monumento al prócer cubano José Martí de la emblemática Plaza de la Revolución, a metros de la sede del Gobierno de la isla, donde se reunirá el lunes con el presidente Miguel Díaz-Canel.

Lea también: Noruega inició la evacuación de 1.300 pasajeros del crucero “Viking Sky” averiado en alta mar

Antes, Carlos y Camila caminarán por La Habana Vieja acompañados por el historiador de la ciudad, Eusebio Leal, quien les mostrará sitios históricos de la antigua villa, que cumplirá 500 años el próximo noviembre y fue tomada por tropas inglesas en 1762, que derrotaron al ejército español y ocuparon la plaza por once meses.

El martes se espera que el Príncipe de Gales presida la ceremonia de inicio de la construcción de un parque fotovoltaico de financiación británica en la Zona Especial de Desarrollo del Mariel, proyecto estrella del Gobierno cubano para captar capital extranjero y ubicado en las afueras de La Habana.

Ese mismo día la pareja real asistirá a una gala cultural en el Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso“.

El miércoles 27, antes de partir en la tarde, Carlos y Camila visitarán el Centro de Inmunología Molecular de La Habana, una de las instituciones punteras de las investigaciones médicas en la isla, sector en el que el Reino Unido busca estrechar la colaboración.

La ajetreada agenda de la pareja en La Habana también incluirá contactos con emprendedores cubanos, recorridos por centros comunitarios, instituciones culturales y una visita a un club de autos clásicos británicos en La Habana.

En especial, el príncipe de Gales quiere conocer sobre las experiencias cubanas en la aplicación de la agricultura orgánica, el trabajo en las energías renovables, el desarrollo comunitario y la danza.

La duquesa de Cornualles por su parte tiene un interés particular en las iniciativas para combatir la violencia de género, así como en los logros cubanos en la educación y la salud.

Siguiendo su costumbre de sostener un diálogo constructivo con representantes de la sociedad civil de los países que visitan, y no solo del Gobierno, Carlos y Camila desean conocer más sobre el reciente desarrollo del debate ciudadano en redes sociales dentro de la isla, que recientemente activó el servicio de internet móvil.

Cuba será una de las paradas en el viaje del Príncipe de Gales y la duquesa de Cornualles por varias naciones del Caribe, que incluye Santa Lucía, Barbados, San Vicente y las Granadinas, San Cristóbal y Nieves, Granada e Islas Caimán.

Según fuentes diplomáticas británicas, esta visita de tan alto nivel es un reflejo del buen estado de la relación entre el Reino Unido y la isla, que en la actualidad atraviesa por un periodo de renovada tensión en sus relaciones con Estados Unidos que ha estancado el proceso de normalización bilateral iniciado en 2014.

La Habana y Londres han trabajado por estrechar sus vínculos desde la visita a Cuba en 2016 del entonces secretario de Estado para las Relaciones Exteriores del Reino Unido, Philip Anthony Hammond (actual ministro de Hacienda).

El diálogo bilateral recibió un impulso en noviembre pasado con la breve estancia en la capital británica del presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, en su primera gira por naciones de Europa y Asia tras recibir la jefatura del Estado de manos del expresidente Raúl Castro en abril de 2018.

Este viaje real busca estimular aún más el desarrollo de las relaciones, un compromiso que no significa que los dos países concuerden en todos los ámbitos, sino que ven oportunidades para el diálogo tanto en temas en los que concuerdan como en los que difieren, entre ellos algunas cuestiones de política interior y derechos humanos, insisten las mismas fuentes.

El principal propósito, dentro de una filosofía de “diplomacia constructiva”, es promover un diálogo más estrecho con el Gobierno cubano, agregan.

Con información de EFE