X

Internacionales

Ordenan examen psiquiátrico a sospechoso de matanza en mezquitas de Nueva Zelanda

Foto: AFP

(Caracas, 4 de abril. Noticias24).- Un juez neozelandés ordenó este viernes someter a examen psiquiátrico al acusado de matar a 50 musulmanes en dos mezquitas del país el 15 de marzo, para decidir si puede ser sometido a juicio.

El presunto atacante Brenton Tarrant será examinado por dos especialistas para determinar «si está preparado para ser sometido a juicio o está enajenado», ordenó el juez Cameron Mander, de la Alta Corte, en una breve audiencia en Christchurch.

Este australiano de 28 años se enfrenta a 50 cargos de asesinato y 39 de tentativa de asesinato, dijo este jueves la policía neozelandesa.

Tarrant compareció por video desde Auckland, donde está recluido en aislamiento en una prisión de máxima seguridad tras la matanza más sangrienta de la historia moderna de Nueva Zelanda.

El sospechoso, que se declara supremacista blanco, permaneció inmóvil durante toda la audiencia. No se le exigió que se declarara culpable o inocente.

Varios familiares de las víctimas se encontraban en la corte para ver por primera vez al hombre acusado de la masacre.

«Solo quiero ver lo que tiene que decir, qué tipo de sentimiento tiene, (su) emoción, ver cuál es su reacción, buena o mala», dijo Yama Nabi, cuyo padre de 71 años fue asesinado, a Radio Nueva Zelanda.

Tarrant estará en prisión preventiva hasta su próxima comparecencia ante el tribunal el 14 de junio.

Los investigadores no excluyen otros cargos contra el supremacista blanco, pero no dieron más precisiones. Podrían estar relacionados con la calificación del atentado como terrorista.

El 15 de marzo, Tarrant mató a 50 fieles en dos mezquitas de Christchurch, gran ciudad de la Isla Sur de Nueva Zelanda, y difundió imágenes en directo de la matanza en Facebook.

Tarrant despidió a su abogado de oficio tras su primera comparecencia, el 16 de marzo, lo que hace temer que quiera defenderse a sí mismo y usar su juicio como una plataforma de propaganda.

Los medios de comunicación tienen prohibido grabar y fotografiar al acusado.

Con información de AFP