X

Internacionales

Notre Dame, la catedral que llevó dos siglos para ser construida

Notre Dame

Foto: Infobae

(Caracas, 15 de abril – Noticias24).- La emblemática Catedral de Notre Dame que tardó casi dos siglos en ser construida y que posee un millar de historias y secretos, podría quedar totalmente destruida por las llamas.

El histórico y emblemático edificio de París Notre Dame tardó desde 1163 y 1345, es decir casi dos siglos para su construcción, desde entonces forma parte del patrimonio de la humanidad. Su estilo gótico destaca en la arquitectura parisina del nuevo milenio, convirtiéndose en una visita obligada para los turistas de la capital francesa.

Lamentablemente en estos momentos un terrible incendio amenaza en destruir lo que por tantos años se forjó.

Aunque perfecta, armónica, con sus portales trabajados, su altura imponente, sus hermosas estatuas. Pero, observando más de cerca se ven columnas y pináculos desequilibrados, algunos debieron ser reforzados, piedras agrietadas, arbotantes en mal estado y hasta algunas de sus gárgolas reemplazadas por tubos de PVC…

Su longitud es imponente: 5500 metros cuadrados en su totalidad una planta cruciforme de cinco naves y doble deambulatorio. Pero su valor simbólico es aún inconmensurable. Su construcción, iniciada a mediados del siglo XII, se prolongó durante unos 200 años.

Lea también: Se derrumba emblemática aguja de la catedral Notre Dame por incendio

Durante la Revolución Francesa, la catedral sufrió numerosos actos vandálicos, en los que se desarmó su aguja, se saqueó su tesoro y las grandes estatuas del pórtico resultaron destruidas.

Los revolucionarios incluso organizaron un “culto de la razón” el 10 de noviembre de 1793, poco antes que el culto católico fuera prohibido en París. La catedral acabó transformada en almacén.

Devuelta al culto en 1802, se convertirá en el personaje central de una novela de Víctor Hugo publicada en 1831. Poco después, Eugène Viollet-le-Duc estará a cargo de su restauración. Trabajará hasta su muerte en estas inmensas obras durante dos décadas.

Notre Dame consiguió escapar indemne a las dos guerras mundiales. Sus campanas sonaron para anunciar, el 25 de agosto de 1944, la liberación de París.

Mucho más recientemente, las nueve campanas gigantes de las catedral fueron reemplazadas en 2013. Su aguja, que cayó devorada por las llamas este lunes, estaba siendo renovada.

En su interior fue celebrada la victoria de la Segunda Guerra Mundial, el inicio del proceso de rehabilitación de Juana de Arco, la boda de Enrique de Navarra, futuro Enrique IV, con Marguerita de Valois y la coronación de Napoleón I.

Más recientemente, se llevaron a cabo entre sus muros las ceremonias fúnebres en honor de los jefes de Estado, como Raymond Poincaré y el general Charles De Gaulle, y de grandes personajes, como el poeta Paul Claudel o el Abad Pierre.

Lea también: La Unesco está junto a Francia para restaurar y salvaguardar Notre Dame

Algunos de los tesoros que en ella se encuentra son:

Piedad, de Nicolas Coustou

En la cabecera de la catedral, hay un monumento que descolla. Se llama Piedad —o El Descendimiento de la cruz— y es una escultura realizada por Nicolas Coustou en el siglo XVIII.

El órgano, de Aristide Cavaillé-Coll

Un instrumento es una obra de arte en sí misma. NO sólo hace arte, también lo es. En la Catedral de Notre Dame hay un órgano principal que verdaderamente es imponente.

Les Grand Mays

Grandes pinturas acompañadas por poemas en honor a la Virgen. Eso es lo que se ve dentro de la Catedral. Pertenecen a una serie:_Les Grand Mays. En un principio, se realizó un total de 66 cuadros.

Los 28 reyes antes de Cristo

Son 28 figuras ubicadas a veinte metros del suelo. Representan las 28 generaciones de los reyes de Judea que precedieron a Cristo. Cada estatua tiene más de tres metros de altura.

Santo Tomás de Aquino, de Antoine Nicolas

La fecha no es exacta pero esta pintura, titulada Santo Tomás de Aquino, data del año 1648. Se atribuye al pintor Antoine Nicolas.

El Bellos Dios, de Adolphe-Victor Geoffroy-Dechaume

De pie en el muelle del portal del Juicio Final, una de las obras más notables de Adolphe-Victor Geoffroy-Dechaume se erige imponente. Es El Bello Dios de Notre Dame realizado en el siglo XIX por Adolphe-Victor Geoffroy-Dechaume.

Con información de Infobae