X

Internacionales

Seiscientas mil personas manifestaron en el Día Nacional de Cataluña

Foto: EUROPA PRESS

(Caracas, 11 de septiembre – EUROPA PRESS).- La Guardia Urbana de Barcelona ha cifrado en unos 600.000 los asistentes a la manifestación de la ANC por la Diada –el Día Nacional de Cataluña– este miércoles por la tarde, una cifra inferior a la de las dos anteriores convocatorias de 2017 y 2018, cuando según la misma institución hubo un millón de manifestantes.

La manifestación convocada con motivo de la Diada por la ANC con el lema ’11S objetivo independencia’ ha empezado a las 17.14 horas en la plaza de España, en su confluencia con avenida Maria Cristina, parte de la Gran Vía y otras calles adyacentes llenas de participantes luciendo la camiseta azul de la organización y banderas independentistas.

La movilización, a la que estaban convocados los participantes a partir de las 16 horas y que por primera vez no ha tenido una ‘zona 0’ reservada a las autoridades y partidos, se ha dividido en 26 tramos y ha contado con un total de 450.000 inscritos previamente.

El objetivo de los organizadores ha sido simbolizar con la confluencia de las calles donde ha discurrido la manifestación (Paralelo, Creu Coberta, Tarragona, Maria Cristina y Gran Vía) la pluralidad del independentismo para alcanzar a un objetivo común: la independencia.

Lea también: Sánchez pidió a la oposición que no bloquee y deje formar un «gobierno progresista en España»

En su discurso, la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, ha acusado al Govern y a los dirigentes políticos soberanistas de haber «desarmado» al movimiento independentista de la unilateralidad, que considera que es lo que había hecho avanzar al proyecto que defiende.

En su intervención para concluir acto de la manifestación, ha defendido lo logrado por el movimiento independentista en el 1-O y ha recordado que se hizo sin permiso del Estado.

«Vemos que, dos años más tarde, no solo no hemos avanzado, sino que se dan algunos pasos atrás. Se discute en público el reparto de migajas. Se deslegitima el referéndum que hicimos, y la única vía que nos ha permitido llegar a donde no habíamos llegado nunca, la unilateral, se desarma día a día. A nuestros dirigentes os pedimos que no nos desarméis», ha clamado.

«SOIS IMPRESCINDIBLES»

El vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, en su intervención, se ha dirigido a los manifestantes: «Habéis llenado Barcelona de libertad y de dignidad, muchas gracias.
Por eso decimos que vosotros sois los imprescindibles».

Ha pedido a los políticos catalanes tener sentido de Estado, evitar debates estériles y construir juntos «la respuesta democrática» a una sentencia que ha vaticinado que será dura.

Para Mauri, con la sentencia se buscará «venganza y escarnio», y ha reclamado al Estado que si quieren castigar a los responsables del 1-O llamen a la puerta de los dos millones de personas que participaron y que desobedecieron colectivamente, en sus palabras.

El presidente de la Asociación de Municipios per la Independencia (AMI), Josep Maria Cervera, ha reclamado al soberanismo que haya un acuerdo en «una estrategia colectiva como la que hizo posible el 1-O» de cara a la sentencia.

«Lo que está pasando es demasiado trascendental para nuestro futuro», ha expresado, por lo que ha dicho que el mundo local acompañará en esta respuesta.

Para Cervera, la independencia es la única manera de salvaguardar derechos básicos: «El objetivo es claro y lo volveremos a hacer, claro que lo volveremos a hacer».

LLUÍS LLACH

En el acto ha intervenido el músico Lluís Llach, que ha reclamado: «Hagamos lo que el Estado no espera, construyamos y, si es necesario, desobedezcamos. Impulsemos el debate constituyente. Llenemos de contenido la Cataluña que vendrá».

Además, el exdiputado de JxSí en el Parlament ha avisado: «Nunca renunciaremos al derecho de escribir y vivir nuestra historia propia».

Junto a él han intervenido la presidenta de la Acadèmia del Cinema Català, Isona Passola; el jurista Jordi Domingo; la cocinera Ada Parellada y el exconcejal de Berga (Barcelona) Francesc Ribera ‘Titot’, que han reclamado la «unidad estratégica» del independentismo.

INCIDENTES TRAS EL ACTO INSTITUCIONAL

Tras el acto institucional, que se ha celebrado sin incidentes, un grupo de radicales que sumaban unas 300 personas se ha concentrado frente al Parlament catalán, en el Parque de la Ciutadella, en una concentración alternativa convocada a través de las redes sociales.

En las puertas de la Cámara catalana se concentraban en una primera línea, pegadas a las vallas, activistas que iban encapuchados y han lanzado botes de humo y piedras a los Mossos –además de impactar contra al menos un periodista–, la policía autonómica catalana.

En los alrededores del Parlament se han desplegado agentes de los antidisturbios de Mossos, con más de 15 vehículos policiales, 13 de los cuales son furgones. Sobre las 20.00 horas, una vez blindada la fachada con un cordón policial, los Mossos han avisado por altavoz de que van a cerrar el recinto del Parlament ante los altercados.

Entre otros incidentes, los congregados han quemado una bandera española y han agredido a una periodista de TVE y a dos de Antena 3 que cubrían la información. Primero, una periodista de TVE ha recibido el impacto en la cabeza de una lata y le han tirado una bolsa de basura cuando informaba en directo justo ante el Parlament, aunque no le han causado lesiones graves.

Después, cuando los concentrados ya estaban fuera del recinto de la Ciutadella, manifestantes han empujado y golpeado a una reportera de Antena 3 cuando intentaba entrar en directo, han golpeado al cámara y han insultado a ambos.

Además, la policía autonómica ha identificado a dos participantes en la concentración, porque arrancaban adoquines para lanzarlos contra el cordón policial.

Finalmente, los Mossos han desalojado sobre las 21.00 horas a los concentrados ante el Parlament y han empezado a cerrar todos los accesos al parque de la Ciutadella, el recinto donde está el edificio.

QUEMA DE FOTOS DEL REY

Además, durante otra manifestación convocada por la Izquierda Independentista por la Diada, varios encapuchados han quemado una foto del Rey Felipe VI, otra del presidente de Francia, Emmanuel Macron, y una bandera europea.

La movilización, que ha reunido a unas 3.000 personas, ha comenzado sobre las 18.45 en la plaza Urquinaona de Barcelona bajo el lema ‘Organicemos el poder popular. Hacia la independencia no hay atajos’, y estaba convocada por las organizaciones de la Izquierda Independentista –Alerta Solidària, CUP, Arran, COS y el Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans (Sepc)–, y en la cabecera estaba la diputada de la CUP en el Parlament Maria Sirvent.

Los manifestantes han exhibido ‘esteladas’, banderas independentistas de otros lugares y han gritado ‘1 de octubre, ni olvido ni perdón’, ‘Ni Francia ni España: Països Catalans’ y ‘Independencia, socialismo y feminismo’.

La marcha ha discurrido sin incidentes por la calle Trafalgar y el paseo Lluís Companys, y también han protestado contra los cuerpos policiales: ‘Mossos, Guardia Civil y Policía Nacional, alianza criminal’, ‘Fuera las fuerzas de ocupación’ y ‘Los Mossos también son fuerzas de ocupación’.

Finalmente, la concentración iniciada este miércoles por la tarde ante el Parlament ha quedado disuelta sobre las 21.30, tras provocar altercados por una parte de los movilizados.