X

Internacionales

Al menos ocho murieron por ataques de Turquía en el norte de Siria, según fuerzas kurdas

Foto: AFP

(El Cairo, 09 de octubre. EFE).-Al menos ocho personas, entre ellas cinco civiles, murieron hoy por los ataques de Turquía en el inicio de su ofensiva contra las milicias kurdosirias en el norte de Siria, informaron las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza liderada por kurdos.

«Tres de nuestros combatientes han muerto y cinco civiles han perdido la vida, y decenas de civiles han resultado heridos por el intenso bombardeo en áreas civiles a lo largo de la frontera», dijo en un comunicado la alianza.

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, cuya sede se encuentra en el Reino Unido pero que cuenta con una amplia red de colaboradores en el terreno, elevó a 8 los civiles y a 7 los milicianos muertos durante los ataques aéreos.

Asimismo, indicó que al menos 13 personas resultaron heridas, aunque el número de muertos podría aumentar debido a la gravedad de las lesiones.

Entre los muertos hay dos niños, uno confirmado de 16 años, según los kurdos.

Los ataques han tenido lugar en varias poblaciones, entre otros en Tal Abyad y Ras al Ain, zonas donde se emplaza la franja fronteriza a la que Ankara aspira controlar y uno de los motivos por el cual ha iniciado la operación, la tercera contra el norte de Siria desde 2016..

En esta área, llamada por Ankara «zona segura», Turquía pretende reasentar a dos millones de refugiados sirios que acoge en su país y que huyeron de la guerra en Siria, que comenzó en 2011.

Otro de los lugares ha sido Qamishli, una de las ciudades más pobladas del territorio que controlan los kurdosirios en el norte y noreste de Siria, y donde Damasco también domina una zona, incluido el aeropuerto.

Estos ataques se produjeron justo después de que Turquía anunciase oficialmente el comienzo de su operación militar en el norte de Siria contra las milicias kurdosirias, a las que considera «terroristas» por sus vínculos con el proscrito Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurdo-turca activa en Turquía.

Turquía aspira a controlar una franja adyacente a la frontera siria de 32 kilómetros de ancho y 480 de largo, desde el Éufrates hasta Irak, un territorio hasta ahora dominado por las Unidades de Protección Popular (YPG), columna vertebral de las FSD, que han establecido de facto una administración local, algo que inquieta profundamente a Ankara.

El resto del norte de Siria, desde el Éufrates hasta el Mediterráneo, ya está bajo control de tropas turcas, tras la operación «Escudo del Éufrates» al norte de Alepo en 2016, y «Rama de olivo», en el enclave kurdo de Afrín, en 2018.