X

Internacionales

Una Cristina Kirchner muy emocionada dedica su arrolladora victoria a Néstor

Foto: REUTERS/Enrique Marcarian

La mandataria Cristina Kirchner obtiene una arrolladora victoria con el 53,04% de los votos, frente al 16,98% del socialista Hermes Binner, en los primeros cómputos oficiales de las presidenciales argentinas, escrutadas el 15,5% de las urnas.

Casi cuatro horas después del cierre de la votación, la presidenta se atribuyó la victoria en un discurso ante cientos de seguidores en un hotel de la capital donde funcionó su sede de campaña.

Kirchner se atribuyó su reelección al afirmar que “en la victoria siempre hay que ser mas grande aún”. Y saludó además a su ministro de Economía y compañero de fórmula Amado Boudou como “vicepresidente electo”.

Sentidas palabras para Néstor Kirchner

“En la victoria siempre hay que ser más grande aún, más generoso, comprensivo y agradecido. Pero quiero agradecerle a alguien que ya no me puede llamar más, pero que es el gran fundador de la victoria de esta noche”, dijo Cristina Fernández en unas sentidas palabras dirigidas hacia su esposo, el fallecido Néstor Kirchner.

Así, vestida de negro y con una voz que se quebraba a ratos, la reelecta presidenta de Argentina dijo que sin Kirchner y “las cosas a las que se atrevió, hubiera sido imposible llegar hasta aquí. Si no lo digo esta noche siento que me va a estallar el corazón y no quiero, por él que en el año 2009 se puso al frente en el momento de mayor adversidad de nuestra gestión”.

“¡Néstor no se murió, Néstor no se murió!”, coreaban los presentes en una pausa concedida por CK.

“Hoy es una noche rara para mí. Es un día raro porque son muchos sentimientos que se entremezclan y es casi imposible definirlos, si les digo que estoy feliz les miento, si les digo que estoy triste, no sé, les miento, pero tenía que decirles estas cosas”.

Aclaró que estas expresiones sobre su esposo no salían desde la mujer viuda. “No las estoy diciendo como viuda, las estoy diciendo como su compañera de militancia de toda la vida… no hablo de él como marido, hablo de él como cuadro político… es el dolor de la mujer, pero es la compresión de una militante política”, explicó.

Victoria sin precedentes

Las encuestas a boca de urna divulgadas por la televisión le asignaban a Kirchner la reelección con un 55% de los sufragios.

En Argentina se evita el balotaje con el 45% de los votos o con el 40% pero con una diferencia de diez puntos sobre el segundo.

Video: VTV 23 de octubre de 2011

Minutos después de las 21H00 (00H00 GMT del lunes), el ministro del Interior, Florencio Randazzo, dijo que en tercer lugar se ubicó el socialdemócrata radical Ricardo Alfonsín (13,21%), seguido por los peronistas disidentes, Alberto Rodríguez Saá (7,33%) y el expresidente Eduardo Duhalde (5,66%).

En sexto lugar se ubicó el izquierdista Jorge Altamira (2,12%) y en el último escalón la socialcristiana Elisa Carrió (1,66%), según el primer reporte oficial divulgado por Randazzo a través de los medios de comunicación.

Randazzo aclaró que los primeros cómputos parciales incluyen solamente el 1% de los resultados de la provincia de Buenos Aires, principal distrito electoral del país, por lo que, según estimó, la diferencia inicial podría ampliarse al ingresar el resto de las mesas de esa provincia.

La aplastante victoria se produce días antes del primer aniversario de la muerte de su marido Néstor Kirchner (2003-2007).

Abogada peronista de centroizquierda de 58 años, Kirchner habría obtenido la mayor diferencia entre el primero y el segundo en una presidencial desde la restauración de la democracia en 1983.

El segundo más votado fue el gobernador socialista de la provincia de Santa Fe, Hermes Binner, pero con un 16%, según encuestas coincidentes.

“¡Somos la gloriosa Juventud Peronista!”

Eufóricos militantes oficialistas se lanzaron a las calles minutos después de que la TV anunciara la reelección de la mandataria con un triunfo histórico y comenzaron a agitar banderas y batir bombos en la histórica Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada (gobierno).

“¡Somos la gloriosa Juventud Peronista!”, cantaban a coro los manifestantes en la Plaza.

Minutos antes de que se difundan los primeros resultados oficiales, tres de los seis candidatos presidenciales opositores reconocieron el triunfo de Kirchner. Admitieron su derrota el diputado del radicalismo socialdemócrata Ricardo Alfonsín, el peronista disidente y expresidente Eduardo Duhalde y la socialcristiana Elisa Carrió.

Uno de los pilares de la victoria fue el apoyo de sectores populares, beneficiados con una subvención a cuatro millones de niños de familias pobres, más tres millones de nuevos jubilados, incluso amas de casa, y tarifas de transporte subsidiadas.

Antes de votar en Río Gallegos (2.600 km al sur de Buenos Aires), donde está enterrado su marido, la presidenta afirmó con lágrimas en los ojos: “No puedo decir que es un momento de felicidad porque mentiría, tampoco de tristeza, desde donde él esté debe estar muy contento con que la gente vaya a votar y esté todo en paz y concorde”.

La mandataria tomó en solitario el timón del poder y del peronismo después de la muerte de su esposo, compañero de ruta y cogobernante de hecho, el 27 de octubre del año pasado.

El legado de Kirchner

Néstor Kirchner fue quien sacó al país del pozo tras el descalabro económico y social de fines del siglo XX, y quien arregló la deuda que estaba en el más grande ‘default’ de la historia.

La popularidad de Kirchner está sustentada, según los analistas, en la dinámica de la economía, el consumo y las exportaciones agrícolas récord que representan fabulosos ingresos en divisas para el país, con un promedio de 8% de crecimiento del producto interno bruto desde 2003.

Otra política de los Kirchner fue impulsar los juicios por crímenes en la dictadura (1976-1983) con 244 militares y policías condenados y otros 800 que esperan sentencia.

“La razón de la victoria es simple: al 60% de los argentinos les va a bien y al 40% restante, que le va mal, la mitad son peronistas”, dijo a la AFP el sociólogo Jorge Giacobbe, director de la consultora homónima y ex asesor de Transparencia Internacional.

Giaccobe dijo que otros motivos son “la inexistencia de oposición y la comprobación de que los medios de comunicación opositores (mayoritarios) no le hacen mella a Kirchner”.

Durante su campaña, Kirchner hizo hincapié en la reducción de los niveles de pobreza, que hoy llega a 8,3% (2 millones de personas en las 31 principales ciudades del país).

Kirchner había arrasado con el 50,7% de los votos en las primarias obligatorias del 14 de agosto.

Casi 29 millones de argentinos estuvieron habilitados para votar en estos comicios, donde además se renovó la mitad de los Diputados (130), un tercio del Senado y se eligieron nueve gobernadores.

Si las cifras se confirman, Kirchner mantendrá el quórum del Senado y recuperará la mayoría en Diputados perdida en las legislativas de 2009.

Con información de AFP

Foto: REUTERS/Andres Stapff

Foto: EFE / Ariel Molina

Foto: EFE / Ariel Molina

Foto: EFE / Ariel Molina

Foto: EFE / Ariel Molina

Foto: EFE / Ariel Molina

Foto: EFE / Ariel Molina

Foto: EFE / Ariel Molina

Foto:AFP PHOTO / JUAN MABROMATA

Foto: el candidato a presidente por Unión para el Desarrollo Social, Ricardo Alfonsín, fue el primer candidato a presidente en votar, hoy, 23 de otcubre de 2011, en la Escuela Municipal 1, la misma escuela en la que lo hacía su padre el ex presidente Raúl Alfonsín, en la localidad bonaerense de Chascomús, a 111 km al sur de Buenos Aires, Argentina, durante las elecciones presidenciales. EFE/Luis Zabreg

Foto: REUTERS/Enrique Marcarian

Foto: AFP Image / Alejandro Pagni

Foto: AFP Image / Alejandro Pagni

Foto: AFP Image / Alejandro Pagni

Foto: Reuters / Enrique Marcarian

Foto: Reuters / Enrique Marcarian

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: Reuters / Enrique Marcarian

Foto: Reuters / Enrique Marcarian

Foto: Reuters / Marco Brindicci

Foto: AFP Image / Ricardo Failla