X

Internacionales

AFP: La “primavera árabe”, causa de represión en muchos países

Foto: REUTERS / Khaled Abdullah / Archivo

NUEVA YORK, 24 octubre 2011 (AFP) – Los levantamientos de la “primavera árabe” han sido la fuente de inspiración no sólo para miles de manifestantes en el mundo, sino para un aumento de la represión en muchos países, según un informe publicado este lunes por investigadores de los derechos humanos.

La gente sigue siendo encarcelada y torturada incluso en países donde sus gobiernos han cambiado, aseguraron líderes de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH por sus siglas en inglés).

La “primavera árabe” ha llevado restricciones “en los medios y en la libertad de expresión” a Bangladesh, China, Corea del Norte, Irán, Laos, Malasia, Nepal, Sri Lanka, Tailandia y Vietnam, según el informe.

El ganador del premio Nóbel Aung San Suu Kyi, de Myanmar, subrayó los casos de Zimbabue y China en un comentario para el Observatorio para la Protección de los Defensores de los Derechos Humanos, un programa común de la FIDH.

“Todo está pensado para controlar la sociedad civil y los medios de comunicación”, afirma el comentario.

En China, el gobierno ha emprendido un despliegue “masivo” de las fuerzas de seguridad para prevenir “brotes de jazmín”, al tiempo que censuró el nombre de esta flor, que dio nombre a la revolución que puso fin al régimen de Ben Ali en Túnez, en Internet, dijo Aung San Suu Kyi en el prefacio del informe escrito con los expertos franceses en derechos humanos Stephane Hessel y presentado en la sede de la ONU en Nueva York.

Según el informe, frente a las revueltas que han sacudido al mundo árabe, Djibouti ha prohibido todo tipo de manifestaciones, mientras que las autoridades de Eritrea y Guinea Ecuatorial han limitado las informaciones sobre las protestas. Por su parte, en Angola y en Zimbabue se han producido arrestos preventivos, según el informe.

La presidenta tunecina de la FIDH, Souhayr Belhassen, dijo estar preocupada por la evolución de la situación en Túnez y en Egipto, así como en Siria y en Barhein, dos países donde siguen habiendo manifestaciones.

“En Egipto, desafortunadamente, la revolución contra un jefe de Estado militar (Hosni Mubarak) ha finalizado con la llegada de otros militares al poder”, lamentó.

“En Túnez, evidentemente, estoy satisfecha del desarrollo del escrutinio (por las elecciones a la Asamblea Constituyente realizadas el domingo), pero las torturas continúan”, denunció Belhassen, que también hizo referencia a las detenciones “arbitrarias”.

“Se habla de la ‘primavera árabe’, pero es sólo una difícil salida a nuestro invierno”, comentó la dirigente de la FIDH.