X

Internacionales

Perú reitera a EE UU compromiso para acabar con Sendero Luminoso

Foto: La Republica del Perú/archivo

WASHINGTON, 24 octubre 2011 (AFP) – El gobierno peruano está dispuesto a acabar con los remanentes del grupo guerrillero Sendero Luminoso y sus alianzas con los cárteles de la droga, aseguró este lunes el primer ministro peruano, Salomón Lerner, al abrir una visita de trabajo a Washington.

«El gobierno del presidente (Ollanta) Humala aspira a eliminar los rezagos de Sendero Luminoso que aún se encuentran activos en la zona del Vrae (Valle de los ríos Apurímac y Ene), pues conforman una alianza perniciosa con los cárteles internacionales de la droga», declaró Lerner al reunirse con la subsecretaria de Defensa Michèle Flournoy, según la embajada peruana.

Flournoy apoyó la política antidrogas que presentó Lerner en su primera visita como primer ministro a Washington, añadió la embajada en su comunicado, ante la ausencia de un comentario del Pentágono.

«En las próximas semanas continuará el diálogo bilateral en temas de defensa y cooperación institucional entre ambos países», añadió el comunicado.

El Vrae, situado en el sudeste del país, en la región amazónica, es considerada la principal región productora de cocaína de Perú, y en ella operan bandas narcotraficantes con la guerrilla maoísta del Sendero Luminoso.

Lerner inició su visita a Washington con encuentros con Flournoy, el secretario de Estado adjunto para la lucha antidroga, William Brownsfield, y el zar antidrogas Gil Kerlikowske.

Perú ha visto cómo su producción de cocaína ha aumentado hasta superar a Colombia por primera vez en una década, según un reciente informe de la Administración Antidrogas de Estados Unidos (DEA).

Aunque Perú cuenta con unas 53.000 hectáreas productoras de hoja de coca, frente a las 100.000 hectáreas de Colombia, la variedad peruana llega a rendir unas 325 toneladas anuales de cocaína pura, frente a las 270 toneladas de Colombia, según la DEA en ese informe entregado la semana pasada al Congreso.

Lerner tiene previsto hasta el miércoles encuentros con otros altos cargos del gobierno estadounidense, que presiona al gobierno peruano para que incremente su política de erradicación de la hoja de coca.