X

Internacionales

EE UU y Corea del Norte no logran desbloquear la negociación nuclear

Ginebra, 25 oct (EFE).– Delegaciones de EE UU y Corea del Norte acercaron posiciones durante sus dos días de conversaciones en Ginebra, que concluyeron hoy, pero no lograron cerrar un acuerdo que desbloquee las negociaciones sobre el desarme nuclear norcoreano.

“Acercamos diferencias en varios puntos y exploramos nuestras diferencias en otros, y llegamos a la conclusión de que necesitaremos más tiempo y más conversaciones para llegar a un acuerdo”, dijo al término de las conversaciones el embajador Stephen Bosworth, representante especial de EE UU para Corea del Norte.

Bosworth hizo una breve declaración ante la prensa en Ginebra, en la que destacó que las conversaciones mantenidas estos dos últimos días fueron “positivas y, en general, constructivas”.

Preguntado sobre los temas en que se produjo un acercamiento, el diplomático explicó que “se acercaron posiciones acerca de lo que se debe hacer antes de que podamos acordar una reanudación de las conversaciones formales” sobre el programa nuclear norcoreano.

El representante diplomático estadounidense indicó que ahora es el momento de “evaluar si tenemos un acuerdo suficiente para reanudar nuestras negociaciones activas, tanto bilateralmente como en el marco de las conversaciones a seis bandas (con participación en los contactos de China, Rusia, Japón y Corea del Sur)”.

“Volveremos a nuestras capitales y realizaremos nuevas consultas. Las delegaciones estarán en contacto a través del llamado ‘canal de Nueva York’, es decir, la delegación de la República Democrática Popular de Corea del Norte ante Naciones Unidas”, agregó.

Bosworth participó por última vez en unos contactos con Corea del Norte y será reemplazado desde hoy por el embajador Glyn Davies, embajador estadounidense ante el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), que estuvo presente en estos contactos.

El embajador saliente subrayó en su última declaración que la relación con Pyongyang es “una historia muy larga”, marcada por “diferencias que no pueden ser superadas con rapidez”.

“Pero tengo la confianza -agregó- de que con un esfuerzo continuado de las dos partes podamos alcanzar unas bases razonables que sirvan de punto de partida para unas negociaciones formales destinadas a volver al proceso a seis bandas”.

El representante estadounidense rechazó entrar “en la sustancia de las discusiones”, porque no ayudaría al buen progreso de los contactos “diseccionar nuestros esfuerzo en puntos específicos”.

“No voy a hacer comentarios específicos, porque complicaría el trabajo del embajador Davies, más de lo que ya lo es”, indicó Bosworth, que aseguró que se abordaron “todos los temas” sobre la mesa, incluso el de la situación humanitaria en Corea del Norte.

Este punto incluye el envío de ayuda alimentaria de urgencia a Corea del Norte, las relaciones entre familias coreanas separadas desde hace décadas, así como la localización y repatriación de soldados muertos durante el conflicto coreano (1950-1953).

En la víspera, el embajador Bosworth declaró que no era “ni optimista ni pesimista” sobre estos contactos, los primeros desde el pasado mes de julio, pero reconoció que el objetivo principal era “reanudar las conversaciones bilaterales y multilaterales”.

Las dudas sobre el desarrollo de los contactos se suscitaron en las últimas horas, después de que el inicio de las conversaciones de hoy, en la misión diplomática norcoreana, empezaran más tarde de lo previsto y durarán sustancialmente menos que las del lunes.

El primer día, las delegaciones conversaron por espacio de más de cinco horas, incluida una cena en la legación diplomática estadounidense, pero la jornada de hoy se limitó a una comida de trabajo en la misión norcoreana, que duró una hora y cuarto, y a una posterior sesión de trabajo, que se prolongó una hora más.

Por lo tanto, habrá que esperar a futuros contactos para desbloquear el foro de diálogo a seis bandas, suspendido desde su última sesión a finales de 2008 y que el régimen de Corea del Norte parece ahora dispuesto a retomar tras los episodios de tensión bélica generada por el lanzamiento de misiles balísticos en 2009.

El líder norcoreano expresó en las últimas horas, durante una visita a Pyongyang del viceprimer ministro chino, Li Keqiang, su deseo de que el dialogo multilateral para el desmantelamiento de su programa nuclear se reactive cuanto antes, a cambio de ayuda energética, financiera y reconocimiento político para su país.

Kim ya expresó este verano su disposición de reanudar el diálogo “sin condiciones previas” en sendas visitas a Rusia y a China.

Sin embargo, tanto Washington como Seúl insisten en que el Pyongyang debe detener de inmediato su programa de enriquecimiento de uranio, cuya existencia reconoció por primera vez en 2010, después de haber realizado dos ensayos nucleares.