X

Internacionales

Aznar: el G8 y el G20 son organismos “de adorno” y “sin decisión”

Foto: REUTERS/Jon Nazca

Madrid, 26 oct (EFE).- El expresidente del Gobierno español José María Aznar cuestionó hoy el funcionamiento de organismos económicos multilaterales como el G8 y el G20, pues, a su juicio, resultan “mecanismos formales, de adorno” y sin “capacidad de decisión”.

En estos términos se expresó el también presidente de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (Faes) durante el acto de clausura de unas jornadas sobre la evolución y el futuro de América Latina.

Para dar contexto al papel que la región juega ahora en el mundo, Aznar resaltó los cambios que se han obrado en las relaciones estratégicas durante los últimos 20 años y aseguró que “la principal potencia, Norteamérica, ya no es la misma que la que era”.

Esto es debido a la emergencia de países como China, India o Brasil, que además han alterado la utilidad de organismos como el G8, que une a las principales potencias industriales del mundo, y el G20, en el que se encuentra España, según dijo.

Para Aznar, son foros “formales, de adorno y no decisorios” por “la contraposición de intereses de las partes”.

Las palabras del expresidente español se producen en el día en que la Cumbre europea afronta una de sus reuniones más determinantes, porque de ella dependerá la viabilidad del euro y de la economía de la zona, siempre y cuando se superen las diferencias entre las naciones, en especial Alemania y Francia.

Aznar apela a reforzar la seguridad en América Latina

José María Aznar afirmó hoy que América Latina se enfrenta a su “gran oportunidad” tras una “década perdida”, por lo que hizo un llamamiento a los países para que refuercen la seguridad institucional y ciudadana, su principal inversión a largo plazo.

Aznar pronunció estas palabras en la clausura en Madrid de unas jornadas organizadas por la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (Faes) que él mismo preside y a las que asistieron más de cien personalidades de América Latina.

El objetivo de este encuentro fue actualizar las directrices estratégicas de un continente que, según Aznar, tiene que “hacerse un hueco” en el elenco de países que dirigen el orden mundial.

Latinoamérica se enfrenta a su “gran oportunidad” tras “una década perdida”, matizó el expresidente español.

Según el análisis hecho por Aznar, esto es así por la consolidación de las democracias liberales, sistemas que no tienen alternativa, ya que ésa sería “el régimen cubano”.

Y también debido a la implantación de las economías de mercado a pesar de los intentos, procedentes de Europa, de “demonizarla y debilitarla”.

El auge de ambos factores ha propiciado que crezcan las clases medias en la región y ése es el factor determinante de la prosperidad de una nación, según Aznar.

A diferencia de otras zonas, en las que “encogen” las clases medias y aumentan “los elementos de regresión social”, en Latinoamérica se está propagando dicho sector social, de ahí “las grandes transformaciones políticas” que se han materializado en muchos países.

Aznar enumeró otros logros de la región, empezando por una estabilidad económica e institucional mayor y terminando por el aprovechamiento de la exportación de materias primas.

En este sentido, recordó que en Latinoamérica están las principales extensiones de cultivo, agua, gas o ciertos minerales.

Igualmente se han asentado determinados valores como el respeto a los derechos humanos o a la libertad.

Con todo, no se han disipado algunas amenazas, alertó el expresidente del Gobierno español (1996-2004).

La primera y fundamental es que siguen operando organizaciones criminales. “Sigo manteniendo que hay una relación directa entre el déficit institucional y la extensión de la criminalidad, y donde las instituciones son débiles se sustituyen por organizaciones criminales”, precisó.

Apeló por ello a que se refuerce la inversión en seguridad institucional y en seguridad ciudadana en aquellos países donde tales problemas son acuciantes.

“La seguridad es la mayor inversión a largo plazo”, sentenció Aznar en su intervención.

También avisó sobre los riesgos del populismo y del fraccionamiento de la región.