X

Internacionales

Zapatero habla con líder nacionalista vasco sobre nuevo escenario sin ETA

Foto: REUTERS/Andrea Comas

Madrid, 26 oct (EFE).– El Ejecutivo central español, las autoridades regionales vascas y los partidos políticos mantuvieron hoy de nuevo contactos sobre el escenario abierto por el anunciado cese de la actividad terrorista de ETA, en vísperas de la campaña electoral para los comicios del 20 de noviembre.

Seis días después de que la banda anunciara el cese definitivo de su actividad armada, el jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, recibió hoy al presidente del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Íñigo Urkullu, para hablar sobre el nuevo horizonte abierto.

Urkullu, que representa a un partido de fuerte implantación en el País Vasco aunque en la actualidad y después de muchos años no gobierna en esa comunidad autónoma española, le pidió la revisión de las medidas de «excepcionalidad» y una «flexibilización de la política penitenciaria» con los presos de ETA.

El dirigente nacionalista detalló, en una comparecencia ante la prensa, las peticiones que trasladó a Zapatero, entre ellas la derogación de la Ley de Partidos vigente en España desde 2002 y por la que en 2003 fue ilegalizada Batasuna -y luego sus sucesoras-, considerada el brazo político de ETA.

También pidió que antes de los comicios del 20 de noviembre comiencen a adoptarse algunas medidas, como el acercamiento de los presos de ETA enfermos a las cárceles del País Vasco.

Y defendió que de cara a la nueva etapa que comienza debe producirse un reconocimiento a «todas las víctimas», tanto las de ETA como las que denominó «de intencionalidad política».

En este contexto, animó a la izquierda independentista vasca a que se comprometa en ese reconocimiento y a asumir «el daño causado» y especificó que la flexibilización de la política penitenciaria para los presos etarras tiene que ir acompañada del «arrepentimiento y petición de perdón» de estos.

La nueva etapa «de transición» que se abre con el anuncio de ETA es «un camino gradual» que debe ser transitado en «base al consenso y al refrendo social», agregó el dirigente nacionalista, quien dijo que el cese de la actividad armada se produjo «sin contrapartidas».

El ministro español de la Presidencia, Ramón Jáuregui, aseguró que el Ejecutivo mantiene su posición sobre la política antiterrorista y «no va a haber ninguna variación», ya que, debido a la cercanía de las elecciones del 20 de noviembre, «no le corresponde a este Gobierno tomar iniciativas en este momento».

El ministro informó en rueda de prensa del encuentro entre Zapatero y Urkullu, y señaló, sobre las peticiones del dirigente nacionalista relativas al traslado inmediato de presos de ETA enfermos a cárceles próximas al País Vasco, que el Gobierno mantiene desde hace tiempo un tratamiento especial hacia estos reclusos.

Tras recordar que España está en vísperas electorales, reiteró que corresponderá al Gobierno y Parlamento que salgan de las urnas «abordar el tiempo político que viene».

Jáuregui anunció también un próximo encuentro de Zapatero con el presidente regional del País Vasco, Patxi López, que hoy se reunió con el líder del Partido Popular (PP) en esa comunidad autónoma, Antonio Basagoiti, en el marco de las consultas que ha abierto tras el anuncio de ETA con las formaciones políticas presentes en las instituciones, incluida la coalición independentista Bildu.

López que dirige la rama regional del gobernante Partido Socialista Obrero Español (Psoe) de Zapatero, gobierna en el País Vasco con el apoyo del PP, lo que le permitió desplazar del Ejecutivo regional al PNV.

Tras su reunión con el presidente regional, Basagoiti declaró que ahora la prioridad es tomar medidas encaminadas a la convivencia y a «asentar» el fin del terrorismo antes que centrar el debate sobre los presos de ETA.

Se trata, dijo, de trabajar para «ganar más espacios de libertad» y no «empezar la casa por el tejado, haciendo el juego a Batasuna con el debate sobre los presos o la independencia».

Basagoiti planteó a López la convocatoria de una conferencia centrada en la libertad, la democracia y los principios de la pluralidad y convivencia, que se celebraría al «máximo nivel nacional e internacional».

El presidente del Sinn Fein, Gerry Adams, defendió hoy la participación de Arnaldo Otegi, el encarcelado exportavoz de la ilegalizada Batasuna, en el proceso que se abre en el País Vasco.

En unas declaraciones a la emisora Rac 1 de Cataluña, Adams dijo que Otegi, que se encuentra en prisión, «ya está comprometido en el proceso de paz».