X

Internacionales

Observadores internacionales llegan a Colombia para vigilar comicios locales

Bogotá, 26 oct (EFE).- Más de sesenta observadores internacionales comenzaron a llegar a Colombia, a tan sólo cuatro días de las elecciones locales y regionales, dispuestos a velar por la transparencia de este proceso electoral, marcado por la violencia y con riesgo de fraude.

Fuentes de la Registraduría, ente responsable de elecciones e identificación ciudadana, confirmaron a Efe que ya comenzaron a arribar a la capital colombiana los integrantes de una misión de al menos sesenta expertos internacionales en procesos electorales de una decena de países.

Entre ellos se encuentra un miembro de la comisión electoral de Corea del Sur, Hyunk Seang; el académico español Eloy García; el director costarricense del Centro de Asesoría y Promoción Electoral (Capel), José Thompson; así como otros representantes de Venezuela, México, Ecuador, Bolivia, Brasil, México y Argentina.

Según la fuente de la Registraduría, que ejerce de anfitriona junto con el Consejo Nacional Electoral (CNE, tribunal electoral), estos observadores recibirán capacitación el próximo viernes.

El domingo, una vez terminen su función, elaborarán un informe que será presentado a principios de noviembre, para detallar a las autoridades colombianas el curso que siguieron los comicios y evaluar el sistema electoral del país.

Dado que estarán poco tiempo en Colombia, los integrantes de la misión ejercerán su labor de vigilancia sólo en Bogotá, precisó la fuente, mientras que los miembros de la Misión de Veeduría Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA), que también desembarcaron en la capital del país andino, ya se están distribuyendo por todo el territorio.

Pese a que los portavoces del grupo de observadores de la OEA no han informado aún del peso y procedencia de la delegación, está previsto que tengan presencia en al menos 91 de los 1.102 municipios colombianos, dijo a Efe la directora del organismo privado Misión de Observación Electoral (MOE), Alejandra Barrios.

«Estamos hablando del (central) departamento del Meta, de municipios en el Valle (suroeste), como Yumbo o Buenaventura; municipios en Magdalena (norte) y en nueve capitales de departamento que si bien uno puede pensar que están muy vigiladas, la presencia de observadores internacionales ayuda a consolidar medidas que evitan posibles fraudes electorales», enumeró.

Como consecuencia de la estrecha colaboración entre la MOE y los observadores de la OEA en anteriores procesos electorales en Colombia, el organismo que representa Barrios les planteó los riesgos que plantean los comicios y las necesidades que presenta cada territorio.

Barrios recordó que como riesgo electoral no solo consta la violencia, que a lo largo de esta campaña se ha cobrado la vida de 41 candidatos, sino que también se presentan fraudes y situaciones delicadas por la emergencia invernal.

Asimismo, este proceso está marcado, según explicó, por temas que «se prenden en la agenda, y que hacen parte de esa agenda futura que se juega en las elecciones, como es la Ley de Restitución de Tierras».

«Tenemos un importante número de municipios, principalmente en zonas muy deprimidas, donde se va a iniciar el proceso de restitución de tierras. Van a ser esos alcaldes elegidos y esos concejos electos el próximo 30 de octubre quienes van a poder hacer viable o no en las regiones las decisiones del Gobierno nacional», observó.

De ahí la importancia de que los observadores conozcan bien a las autoridades, además de jugar un papel «solidario» en municipios «muy golpeados por la guerra y la ilegalidad».

«Posiblemente ver el chaleco o la camisa de un observador internacional les puede dar aire (a los habitantes) para pensar que todavía pueden recuperar su territorio de la democracia», señaló Barrios.

En los comicios, para los que están habilitados unos 30,78 millones de colombianos, serán designados alcaldes y concejales de 1.102 municipios y gobernadores y diputados (legisladores regionales) en 32 departamentos, así como ediles en las grandes capitales.