X

Internacionales

Portavoz del CNT anuncia que Saif al Islam pidió un avión para poderse entregar al CPI

Foto: REUTERS/Ismail Zitouny / Archivo

DUBAI, oct 27 (Reuters) – El hijo fugitivo de Muamar Gadafi, Saif al-Islam, quiere un avión para salir del desierto del sur de Libia y poder entregarse al tribunal de crímenes de guerra de La Haya, dijo el jueves una fuente del Consejo Nacional de Transición (CNT).

Saif al-Islam, de 39 años, huyó al mismo tiempo que su padre sufría una muerte espantosa la semana pasada, aparentemente a manos de vengativos combatientes rebeldes, al igual que su hermano Mo’tassim.

Temeroso de sufrir la misma suerte, Saif al-Islam ha indicado que está dispuesto a entregarse a la justicia, al igual que el exjefe de los servicios secretos Abdullah al-Senussi, según funcionarios del CNT.

Ambos son objeto de sendas órdenes de arresto por parte de la Corte Penal Internacional, cuyos funcionarios no han podido confirmar ningún contacto con ellos. Están acusados de crímenes contra la humanidad por su respuesta al levantamiento popular de febrero.

Desde que Saif al-Islam desapareció del bastión pro-Gadafi de Bani Walid, en el norte del país, ha habido noticias contradictorias sobre su paradero y algunos han dicho que se encuentra en Níger, al igual que Senussi.

No ha sido posible obtener una confirmación del entorno del antiguo hombre fuerte del país. Un abogado internacional que dice representar a miembros de la familia puso en duda la fiabilidad de las versiones del CNT, pero no quiso hacer declaraciones sobre la noticia de la propuesta de rendición.

La fuente del CNT dijo que el hijo más conocido de Gadafi no había dejado el país y que está amparado por un importante líder tuareg en el desierto, al que había proporcionado apoyo financiero en el pasado.

Esta zona accidentada y desolada próxima a las fronteras con Níger y Argelia ha sido la vía de escape utilizada por otros miembros de su familia.

Sin embargo, al tener una orden de arresto en su contra, Saif al-Islam tendría más difícil que ellos encontrar refugio en el exterior.

Un ayudante dijo que temía por su vida cuando huyó de Bani Walid y que, si ha visto las imágenes de la captura de su padre, se puede hacer a la idea del tratamiento que recibirá si permanece en Libia.

«Saif está preocupado por su seguridad», afirmó la fuente del CNT. «Cree que entregarse es la mejor opción para él», agregó.

«AVIÓN»

La fuente agregó que el que llegó a ser considerado sucesor de su padre quiere la participación de un tercer país -posiblemente Argelia o Túnez- para llevarlo a La Haya.

«Quiere ser enviado en un avión», dijo la fuente por teléfono desde Libia. «Quiere garantías», agregó.

Su paradero y sus intenciones han sido controladas con un seguimiento de las llamadas de teléfono por satélite, afirmó la fuente, así como con información contenida en despachos de servicios secretos.

Al-Senussi Sharif al-Senussi, un teniente del Ejército de Gadafi que formaba parte de la seguridad personal de Saif al-Islam, dijo a Reuters que su convoy fue alcanzado por un ataque aéreo de la OTAN cuando huía de Bani Walid, pero que escapó con vida.

El Consejo Nacional de Transición, que dirige el país de manera provisional, carece de la capacidad logística para interceptar a un fugitivo en el desierto.

Ha pedido a los aliados de la OTAN asistencia adicional después de que la misión de la alianza militar occidental acabe en los próximos días. Sin embargo, los funcionarios de la OTAN han dejado claro que quieren reducir su participación.

Mercenarios sudafricanos protegen a Saif al Islam que se mantiene en fuga

JOHANNESBURGO, 27 octubre 2011 (AFP) Un grupo de mercenarios sudafricanos aún se encuentra en Libia e intenta sacar del país a Saif al Islam, hijo de Muamar Gadafi, afirma el periódico sudafricano Beeld este jueves.

Otro rotativo sudafricano en lengua afrikáans, Rapport, que cita fuentes no identificadas, había anunciado el domingo que 19 mercenarios de Sudáfrica fueron contratados por uno o varias empresas sudafricanas vinculadas a Gadafi para participar en la protección del coronel y de sus allegados.

Saif al Islam, considerado como el posible sucesor de Gadafi durante los últimos años del régimen del coronel libio – ultimado el jueves pasado-, había huido de Trípoli con su padre y su hermano Muatasim durante la batalla por la capital libia en agosto para refugiarse en Sirte. Muatasim murió al igual que su padre el jueves pasado, pero Saif al Islam escapó de las tropas del Consejo Nacional de Transición libio (CNT).

Según un responsable tuareg el hijo de Gadafi habría viajado el martes a la frontera con Níger para buscar refugio.

Beeld informa este jueves que en Johannesburgo y en Sharjah, en los Emiratos Arabes Unidos, hay aviones posicionados para buscar a los mercenarios -y eventualmente a Saif al Islam- cuando la situación lo permita.

A finales de agosto informaciones de prensa habían indicado que un grupo de sudafricanos había escoltado de Trípoli hacia Niamey oro, divisas extranjeras y diamantes por cuenta de Gadafi.

A fines de agosto los mercenarios sudafricanos también habrían ayudado a la esposa de Gadafi, Safiya, a su hija Aisha y a dos de sus hijos, Hannibal y Mohamed, a huir por el avance de los rebeldes, informa Beeld.

El domingo, Rapport afirmó que al menos dos mercenarios sudafricanos murieron en el ataque del convoy de Gadafi por la aviación de la OTAN. Otros habrían resultado heridos y aún se encontrarían en Libia.

El ministerio sudafricano de Relaciones Exteriores no quiso comentar estas informaciones.