X

Internacionales

Muere un turista italiano al caer del segundo piso de un edificio en Cuba

(LA HABANA, 22 febrero 2012. AFP) – Un turista italiano murió al caer desde el segundo piso de un edificio en la ciudad de Holguín, en el noreste de Cuba, un hecho que aún investigan las autoridades de la isla, informó este miércoles a la AFP un funcionario de la embajada de Italia en La Habana.

Roberto Avelli, de 41 años, “falleció el 14 de febrero” a causa “del trauma craneoencefálico” que sufrió al caer desde el segundo piso de un edificio en Holguín, 730 km al noreste de La Habana, explicó el encargado de negocios de esa legación, Pietro De Martin.

Según testigos, que hablaron por teléfono con la AFP, el hecho ocurrió en la sede de Inmigración y Extranjería, una edificación de dos pisos ubicado en el barrio Peralta de esa ciudad.

De Martin dijo que la prensa italiana “ha divulgado muchas hipótesis” sobre el hecho que “todavía no han sido probadas”, y precisó que, tras la caída, los médicos cubanos practicaron a Avelli una cirugía de cabeza para intentar salvarle la vida, la cual no resultó por la “gravedad” de los traumas.

En el suceso “no hay responsabilidades ajenas”, precisó el diplomático.

“Las autoridades cubanas llevan a cabo las investigaciones correspondientes y nos comunicarán los resultados cuanto antes”, pues tenemos “la prioridad de ofrecer a la familia una información comprobada”, apuntó.

Avelli llegó a Cuba el 6 de febrero junto con tres amigos, pero luego se separó de ellos para viajar a Holguín, señaló el funcionario.

Según medios de prensa italianos, el accidente ocurrió cuando Avelli y otro joven español, que está reportado de “grave”, cayeron al vacío luego de que cediera el muro de protección de la terraza del segundo piso del edificio.

El diario italiano Corriere della Sera destacó el martes que Avelli, cuyo cuerpo será repatriado a su país “después de la autopsia”, había manifestado a sus amigos “el interés de regresar a su país antes” de lo previsto y a familiares en Italia que se “sentía incómodo” y “seguido quizás por alguien”.

“Son situaciones que sólo nos pueden aclarar las autoridades cubanas”, dijo el encargado de negocios.