X

Internacionales

Reelección de Obama podría verse afectada por falta de apoyo financiero

Foto: JOHN MOORE/AFP

WASHINGTON (AP) — El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, perdió millones de dólares en apoyo de donantes en las bases demócratas y en distritos que ganó por estrecho margen hace cuatro años, de acuerdo con un análisis de The Associated Press sobre datos los más recientes del financiamiento federal a las campañas.

Decenas de miles de seguidores que dieron a Obama cientos de millones de dólares en las primeras etapas de su campaña en 2008 no le han ofrecido cantidades similares de efectivo en lo que va de esta campaña. Y en algunos casos, exdonadores del demócrata le dieron dinero a candidatos republicanos, como el ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney.

El esfuerzo de reelección de Obama se ha visto fuertemente afectado por el tema financiero: su campaña y el Partido Demócrata recabaron más de 70 millones de dólares para la reelección de presidente entre julio y septiembre, superando a todos los republicanos juntos por decenas de millones de dólares.

Pero el análisis de AP indica que Obama, atribulado por una economía en dificultades, ha perdido el apoyo de algunos de sus partidarios financieros más importantes y tendrá que trabajar duro para recuperar a los incondicionales del partido y a electores indecisos por igual. Los niveles de aprobación de Obama cayeron a 41% en una reciente encuesta de Gallup, mientras los seguidores más firmes se han visto menos capaces o menos dispuestos a abrir otra vez sus billeteras.

«Era nuestro senador estatal y cuando miré al lado republicano pensé que necesitábamos algo de sangre fresca en la campaña», dijo Janet Tavakoli, de 58 años, una analista financiera de Chicago que donó 1.000 dólares al presidente en 2008. Ahora no está apoyando a ningún candidato.

Obama se enfrentó a la entonces senadora Hillary Rodham Clinton por la nominación demócrata en 2008. Esta vez no se enfrentará a rivales, primarias o asambleas partidistas como en el caso de los republicanos, lo cual probablemente genere que los donantes potenciales de Obama no sientan ningún sentido de urgencia. Pero es típico que los primeros donantes tiendan a donar otra vez porque el dinero es una señal de entusiasmo —algo que Obama tuvo hace cuatro años.