X

Internacionales

Berlusconi niega elecciones anticipadas y asegura que su Gobierno es sólido

Foto: REUTERS/Francois Lenoir

ROMA, oct 28 (Reuters) – El primer ministro Silvio Berlusconi rechazó el viernes las crecientes especulaciones de que su frágil coalición de centroderecha podría colapsar pronto, prometiendo nuevas reformas mientras la presión de los mercados llevó a un récord los costos de deuda en Italia.

Berlusconi dijo que su alianza con el partido regional autonomista Liga del Norte, cuyo líder Umberto Bossi se mostró escéptico acerca de la supervivencia de la coalición de Gobierno, sigue siendo sólida.

“Hay una necesidad absoluta de estabilidad política y Bossi cree exactamente lo mismo que yo. El pacto que tenemos con la Liga nunca se puso en discusión”, declaró el primer ministro.

“No existe otra alternativa política creíble”, agregó.

En una señal de la creciente presión de los mercados, el Tesoro fue obligado el viernes a pagar un rendimiento récord del 6,06 por ciento en una subasta de sus bonos referenciales a 10 años, batiendo una marca histórica para el euro en una venta similar hace un mes.

Mientras Italia se sumerge en la crisis de deuda de la zona euro, las tensiones en el Gobierno de Berlusconi, plagado de escándalos, se agudizaron, llevando a especulaciones de los medios y hasta miembros de su propio partido sobre un posible colapso.

Esto conduciría a una convocatoria anticipada de elecciones en el 2012.

Esta semana, la Liga rechazó planes de aumentar la edad de jubilación a 67 años, lo que provocó tensas y prolongadas negociaciones antes de llegar a un acuerdo a tiempo para una cumbre en Bruselas el miércoles.

Una carta sin firma presuntamente escrita por miembros disconformes del partido gobernante PDL el jueves reclamó la renuncia de Berlusconi, aunque esto fue rechazado por el líder de la agrupación, Angelino Alfano, como una “mentira”.

El mandatario dijo que el paquete de medidas presentado en Bruselas fue bien recibido por los socios de la UE, que presionan a Roma para que responda urgentemente a la necesidad de contener su deuda de 1,9 billones de euros y reactivar la debilitada economía.

Pero las propuestas, que incluyen elevar la edad jubilatoria, facilitar el despido de trabajadores y un permiso para colocar a empleados públicos en un esquema especial de despidos, desataron la oposición de los sindicatos, al punto de que hay dudas de que puedan ser implementadas.

En la turbia atmósfera política italiana, se especuló con que el paquete podría ser parte de un acuerdo entre Berlusconi y Bossi para mantener el Gobierno hasta fin de año antes de convocar a elecciones en la primavera boreal.

Pero el viernes, Berlusconi rechazó esa sugerencia y dijo que una campaña electoral en medio de la crisis sería “muy dañina para Italia”.