X

Internacionales

Hallan decenas de cuerpos más en la ciudad fantasma de Sirte

Foto: AFP PHOTO/PHILIPPE DESMAZES


SIRTE, 29 octubre 2011 (AFP)
Los equipos de voluntarios que recuperan los cadáveres de entre las ruinas de Sirte, la ciudad fantasma en donde Muamar Gadafi se escondió antes de ser capturado el 20 de octubre, indicaron que continúan encontrando decenas de cuerpos, la mayoría sin identificación.

En el predio de una empresa de tratamiento de agua situada en el barrio nº2, en donde las fuerzas del ex dirigente libio se habían refugiado antes de la desbandada, los voluntarios hallaron 26 tumbas improvisadas, sin identificación alguna.

Entre medio de las construcciones de esta empresa, destrozadas por los combates, los cuerpos fueron enterrados en la arena, cerca de un gran reservorio de agua, y el olor de la descomposición se siente perfectamente, constató un periodista de la AFP.

Para Ibrahim Suleymán, uno de los voluntarios que recuperan los cuerpos desde hace una semana en Sirte, se trata sin duda de combatientes gadafistas, “enterrados a las apuradas” por sus compañeros luego de morir en enfrentamientos con las fuerzas del Consejo Nacional de Transición (CNT).

Esta información es imposible de verificar.

En el centro de Sirte, en el cruce de la calle Dubai y la calle del 1 de septiembre, los miembros de la asociación caritativa libia Djebel Al Ajtar afirmaron a la AFP que “más de 50 cuerpos” de civiles se encuentran debajo de los escombros de un edificio de varios pisos destruido en un ataque aéreo de la OTAN.

“Hay más de 50 cuerpos de civiles debajo de los escombros, mujeres, niños. Es horrible. No se puede acceder”, declaró un miembro de la asociación, Mohamed Muftá. Habitantes del barrio que estaban junto a él confirmaron la información.

Según Aymán Ibrahim, otro miembro de Djebel Al Ajtar, “el edificio se derrumbó luego de un ataque de la OTAN”.

Un cráter de 7 metros de diámetro repleto de agua que corta la calle Dubai, vecina del lugar, da cuenta al menos de un ataque de la OTAN en la zona.

Ningún arma de las brigadas del CNT o de las tropas de Gadafi pueden producir destrucciones similares.