X

Internacionales

Assad advierte que una intervención occidental en Siria causará «un terremoto» en la región

Foto: REUTERS/Khaled al-Hariri/Files

DAMASCO, 30 octubre 2011 (AFP) – El presidente sirio Bashar al Assad advirtió el domingo que toda intervención occidental contra su país provocará «un terremoto» en la región, pocas horas antes de una reunión entre Siria y la Liga Árabe en Doha, en un clima de desconfianza recíproca.

Ante este encuentro en Doha, los militantes pro-democracia formularon un llamado a los sirios a que se manifiesten luego de una nueva jornada sangrienta, para reclamar que la Liga Árabe suspenda la adhesión de Siria.

«Las milicias de Assad nos matan desde hace ocho meses. Nos arrestan y nos despedazan con los obuses. Ustedes, árabes, aficionados al discurso, ¿qué han hecho?», escribió un militante en Facebook.

Citando fuentes árabes bien informadas, el diario kuwaití Al-Qabas afirma que la delegación ministerial de la Liga Árabe advirtió a los dirigentes sirios el miércoles en Damasco que el fracaso de su mediación «provocaría una internacionalización de la crisis», incluyendo un embargo económico.

Esta delegación, presidida por el primer ministro de Qatar, Hamad ben Jassem Al Thani, pidió al presidente Assad que se comprometa con un calendario preciso de reformas, acepte una reunión de representantes oficiales con la oposición en el extranjero, y ponga fin de la violencia, según el periódico.

Una reunión fue agendada para el domingo en la tarde en Doha entre esta delegación y responsables sirios, venidos de Damasco con las respuestas a las propuestas presentadas el miércoles. La delegación siria es encabezada por el canciller extranjero Walid Moallem.

En una entrevista publicada el domingo por el periódico británico The Sunday Telegraph, Assad alertó que que toda intervención occidental contra su país provocará «un terremoto» en la región.

«Siria es ahora el eje de esta región, la línea de falla, y si se juega con ella habrá un terremoto. ¿Quieren ver otro Afganistán, o decenas de Afganistán?», dijo Assad en Damasco, según un corresponsal del periódico.

Cualquier problema en Siria incendiará toda la región.Si el plan es dividir Siria, esto dividirá a la región en su conjunto», advirtió

Sus comentarios se producen tras masivas protestas pidiendo que se imponga a Siria de una zona de exclusión aérea como se hizo con Libia y tras el recrudecimiento, el viernes y el sábado, de la violencia en el país, con un saldo de decenas de militares muertos.

Assad dijo que sus fuerzas habían cometido «muchos errores» en la primera parte de la sublevación contra su régimen e insistió en que las mismas ahora estaban sólo dirigidas contra los «terroristas».

También este domingo, Asad dijo a una red de televisión rusa que esperaba el continuado apoyo de Moscú. «Primero y ante todo, nos apoyamos en Rusia como un país con el que tenemos lazos fuertes», dijo el líder sirio a la Canal One de Moscú.

«El papel de Rusia es extremadamente importante. Desde el primer día de esta crisis, hemos mantenido contacto permanente con el gobierno ruso. Le hemos dado un reporte detallado de los últimos hechos a nuestros amigos rusos», dijo Asad en una parte de su entrevista.

Hace menos de un mes el presidente ruso Dmitry Medvedev le expresó a Asad su convicción de que debería aceptar reformas políticas o renunciar.

Sin embargo, Rusia sigue apoyando a Siria en el Consejo de Seguridad de la ONU y ha bloqueado resoluciones que pedían sanciones más duras contra Damasco, un aliado tradicional de Moscú.