X

Internacionales

Los principales riesgos políticos a observar en Cuba, según Reuters

Foto: AP IMAGES

LA HABANA, nov 1 (Reuters) – El Gobierno cubano está reduciendo en silencio su abultada nómina de empleados estatales y ha intensificado sus planes para impulsar la producción agrícola, como parte de las reformas emprendidas para fortalecer su sistema socialista de cara al futuro.

Su largamente demorado proyecto de exploración de petróleo en la zona cubana del Golfo de México podría comenzar en enero, después de la llegada de una plataforma de perforación fabricada en China y que está en camino desde Singapur.

Si aparece el petróleo, Cuba reduciría o eliminaría su dependencia a las importaciones de petróleo de Venezuela, cuyo presidente Hugo Chávez -principal aliado y socio comercial de la isla- está luchando contra un cáncer de origen no revelado que lo llevó a recibir cirugías y terapias en la isla.

Reformas económicas

Cuba ha iniciado una reorganización del Gobierno que incluye la sustitución del Ministerio del Azúcar por un grupo empresarial y la creación de un nuevo ministerio de energía y minas. Otros ministerios serían eliminados.

La mayoría de las empresas estatales en la isla son controladas por los ministerios y pierden dinero, pero el Gobierno está intentando otorgarles más autonomía con miras a que mejoren sus rendimientos.

Medios locales dijeron que existen 338.000 personas que trabajan en el sector privado, cuyo crecimiento está siendo estimulado porque el Gobierno con problemas de liquidez quiere recortar más de un millón de empleos estatales de forma gradual.

Hasta ahora, poco menos de 150.000 personas han perdido sus empleos, dijeron fuentes cercanas al Gobierno. El objetivo es disponer que un tercio de la fuerza laboral de la isla, de 5,2 millones de trabajadores estatales, pase al sector «no estatal» para el año 2015.

Medios dijeron que muchas empresas estatales de servicios serían arrendadas a los empleados para funcionar esencialmente como privadas, una extensión de un experimento iniciado el pasado año con barberías y salones de belleza. Hasta ahora, no hay anuncios ni hay evidencias de que comenzó la medida.

Tampoco han sido anunciadas otras reformas prometidas por el presidente Raúl Castro, entre ella la liberalización para la compra y venta de casas y una esperada flexibilización de las leyes migratorias.

Cuba ha seguido entregando tierras ociosas a campesinos y, en busca de aumentar la producción agrícola, decidió elevar el tamaño máximo de las parcelas a 165 acres (67 hectáreas) desde los 33 acres (13 hectáreas) permitidos hasta ahora.

La producción de alimentos subió este año pero aún está por debajo de los niveles alcanzados en el 2005, mientras los campesinos se quejan de que las reformas tardan en llegar.

Tres empresas -dos canadienses y una británica- radicadas en la isla están bajo investigación como parte de una campaña contra la corrupción emprendida por el presidente Castro.

Salud financiera

Cuba aún se está recuperando de una crisis de liquidez que llevó a la suspensión de pagos y el congelamiento de cuentas bancarias de las empresas extranjeras. El presidente Castro dijo que el tema de cuentas bancarias se resolverá antes del fin de año, pero muchas empresas dicen que les deben dinero.

El Gobierno dice que el pago de impuestos de los trabajadores privados ha aumentado los ingresos, mientras que sus más altos ingresos de divisas -turismo y exportación de níquel- han mejorado.

Castro dijo que la economía debería crecer un 2,9 por ciento este año, por encima del 2,1 por ciento reportado en el 2010. Las reservas de Cuba en el Banco Internacional de Liquidaciones se situó en 5.700 millones de dólares a finales de marzo, desde los 2.850 millones al cierre del 2008.

El esperado desarrollo de campos de golf destinado a atraer turistas adinerados sigue en espera.

Los primeros turistas estadounidenses que visitan la isla bajo las mayores flexibilizaciones impulsadas por el presidente Barack Obama comenzaron a llegar en agosto. Algunos expertos dicen que alrededor de 100.000 estadounidenses adicionales podrían visitar la isla este año al amparo de las nuevas reglas.

Planes de petróleo

Una plataforma de construcción china, el Scarabeo 9, está previsto que llegue a aguas cubanas a fines de diciembre. Será utilizada en la primera exploración importante en aguas cubanas del Golfo de México.

Repsol-YPF de España y sus socios serán los primeros en usar la plataforma, que luego pasará a Petronas de Malasia y su socio, la rusa Gazprom Neft.

El proyecto provocó la oposición en el Congreso estadounidense. Repsol la rechazó y dijo que permitirá que Estados Unidos inspeccione el equipo. Empresas petroleras estadounidenses están impedidas de operar en Cuba debido al embargo comercial de su país contra la isla.

Cuba depende de las importaciones procedentes de Venezuela, su principal aliado, rico en petróleo, pero dice que puede tener 20.000 millones de barriles de crudo en el mar. El Servicio Geológico de Estados Unidos calcula unos 5.000 millones de barriles.

China firmó en junio un acuerdo con Cuba para jugar un papel importante en el aumento de la producción de petróleo cubano, tanto en tierra como costa afuera, aunque los detalles no fueron revelados.

La estatal China National Petroleum Corp podría estar considerando arrendar bloques para la exploración en aguas cubanas. Pekín se comprometió con La Habana a negociar un contrato que puede valer 6.000 millones de dólares para expandir la refinería de Cienfuegos, en el centro-sur de Cuba y construir un proyecto de gas natural licuado.

Relaciones exteriores

Una gran preocupación para Cuba es la salud de Chávez, cuyo Gobierno ofrece 114.000 barriles de petróleo al día y otras inversiones.

El líder venezolano ha recibido varios ciclos de quimioterapia en la isla y recientemente se declaró libre de cáncer, pero su muerte o fin de sus funciones sería un gran golpe para Cuba. Chávez es muy cercano al expresidente Fidel Castro, de 85 años y cada vez más frágil.

Las relaciones Cuba-Estados Unidos, que se descongelaron brevemente con Obama, han empeorado tras el encarcelamiento y condena del contratista estadounidense Alan Gross, que cumple una pena de 15 años de cárcel por acusaciones de repartir equipos de comunicación satelital prohibidos financiados por un programa de Washington para promover cambios democráticos en la isla.

Cuba está enojada porque cinco agentes de inteligencia fueron encarcelados en 1998 y condenados a largas penas por infiltrarse entre un grupo de exiliados de Florida. Uno de ellos fue liberado el pasado 7 de octubre, pero debe quedarse en Estados Unidos tres años más bajo libertad supervisada.

La isla no ha dado indicios de que Gross podría ser liberado pronto.