X

Internacionales

«Los escándalos del gobierno anterior terminan cuando comienzan los del nuevo gobierno», según exministro colombiano

El periodista y productor de CNN es español, Ismael Cala conversó en su programa Cala, con el periodista y escritor Mauricio Vargas, quien se desempeñara como Ministro de Comunicaciones durante el mandato del expresidente César Gaviria.

Cala, conversó con Vargas sobre las crecientes críticas del expresidente Álvaro uribe al gobierno del actual mandatario Juan Manuel Santos.

«La justicia hace su trabajo y los de los periodistas es otra cosa. Los escándalos del gobierno anterior terminan cuando comienzan los del nuevo gobierno», sentenció Vargas.

A propósito de la liquidación del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), decretada el día de ayer por el Presidente Santos, Vargas resaltó que la extinción del organismo no resolverá el problema en materia de seguridad existente en el país.

El escritor y también columnista de el diario El Tiempo, recalcó que «es ingenuo pensar que toda la corrupción viene de Uribe». «No estaba claro qué podía y que no podía hacer el DAS».

«El poder judicial en Colombia ha librado batallas importantísimas. Batallas con la narcoguerrilla, el cartel de Cali, los paramilitares, batalas que nos hacía preguntarnos si mañana nos levantaríamos con un país. Pero ha habido sesgos, y eso es inevitable. Los jueces y fiscales han librado batallas con decisión», afirmó el periodista.

A juicio de Vargas, los directores del Das se equivocaron al extender una investigación de una persona vinculada a organizaciones ilegales, a un periodista, lo que causó un deterioro notable en la agencia de seguridad colombiana. «Yo mismo fui víctima de la oleada de seguimientos durante el mandato de Jorge Noguera en el DAS».

«Los magistrados se dejaron sesgar por confrontaciones con el presidente Uribe».
«Un correo de algún guerrillero o dirigente de las Farc, aun no produce el efecto deseado en las cortes colombianas, tal es el caso de Piedad Córdoba». agregó.

Destacó que Venezuela ha tenido una importante participación en las negociaciones con grupos armados y rebeldes en Colombia. Dos rondas de negociaciones se hicieron durante el gobierno de Carlos Ándrés Pérez.

«Atribuirle sólo a Chávez, la distribución de armas a grupos armados rebeldes colombianos es un error.
También pasó en gobiernos anteriores», dijo. Históricamente, entre Colombia y Venezuela, se han desatado diversas controversias sobre la entrega de armas a grupos paramilitares o guerrillas en la nación neogranadina.

El narcotráfico en Colombia creó muchos nuevos ricos, dentro de los estratos sociales del país, según el profesional de la comunicación.

En cuanto al sistema de justicia en su país, Vargas opina que la corrupción obedece a la carencia de investigación, en muchos casos.»El gran problema en Colombia no es la corrupción, no es el sesgo político, el gran problema es que no hay suficiente investigación judicial».

«En corrupción estamos en pañales. Estamos dependiendo de dimes y diretes de quiénes están empapelados, de quienes llevan la responsabilidad de 70 casos que deben cerrar en una tiempo limitado».

El comunicador social conversó con Cala sobre su formación académica, su paso por el «Heraldo» de Barranquilla, su “kinder” de formación.

Destacó que el hecho de haber sido Ministro de Comunicaciones, además de consejero presidencial fue una oportunidad excepcional para ver los hechos desde otro punto de vista, por haberlo vivido en un momento muy duro en su país. «Fue muy interesante, aprendí viendo el Estado por dentro».

«La política es terriblemente envenenadora» afirmó. «He logrado formar una columna de política, evitando la política, lo he establecido como una regla, la política o el periodismo puro le matan a uno el alma de tan dura que es».

Con 32 años de carrera periodística, Mauricio Vargas sostuvo que fue Gabriel García Márquez, a quien llama cariñosamente «Gabo» fue como una suerte de padrino o tío, lo que impulsó su carrera.

Finalmente, se dirigió a la audiencia: «Rechace todas las interpretaciones de buenos y malos, de que si el paramilitar es mejor que la guerrilla, que los uribistas son mejor que los otros. El país es una mezcla de todo. Colombia ha sido sacudida por una licuadora que ha mezclado todo con todo».