X

Internacionales

Al menos 16 civiles mueren en manos de las fuerzas del régimen sirio

El Cairo, 2 nov (EFE).– Al menos dieciséis personas murieron hoy por la represión de las fuerzas leales al régimen de Bachar al Asad en la provincia central de Homs, uno de los bastiones de la oposición en Siria, informaron grupos opositores.

Los Comités de Coordinación Local y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos revelaron que hubo once muertos en la localidad de Haula en un ataque armado de seguidores de Al Asad.

El Observatorio precisó que los fallecidos en Haula eran trabajadores de una pequeña fábrica que perdieron la vida por disparos de un grupo armado proveniente de aldeas cercanas.

La misma organización opositora agregó que otras cinco personas perdieron la vida en varios barrios de la ciudad de Homs por disparos de las fuerzas de seguridad.

La represión de las autoridades sirias se ha recrudecido en las últimas semanas en la provincia de Homs, donde el ejército se enfrenta a supuestos soldados desertores en unos choques que han dejado decenas de víctimas.

Estas informaciones no han podido ser verificadas de forma independiente debido a las restricciones que impone el régimen sirio a los periodistas para trabajar.

Hoy se espera que los ministros de Asuntos Exteriores de la Liga Árabe se reúnan en El Cairo para analizar la respuesta de Damasco a su iniciativa para solucionar la crisis en Siria, en medio de informaciones contradictorias sobre la aceptación del plan por parte del régimen de Bachar al Asad.

Ayer, el Gobierno sirio anunció que había alcanzado un acuerdo con el grupo de contacto de la Liga Árabe sobre un “documento final” acerca de la situación en el país, aunque poco más tarde algunos responsables de esta organización lo desmintieron en medios de comunicación árabes.

Por su parte, una fuente de la Liga Árabe confirmó a Efe que Siria presentará hoy su respuesta oficial a la hoja de ruta presentada por su organismo, sin querer ofrecer más detalles.

Desde mediados de marzo pasado, Siria es escenario de revueltas populares contra el régimen de Al Asad, que han causado la muerte de unas 3.000 personas, entre ellas unos 187 menores, según las últimas cifras de la ONU.