X

Internacionales

Iglesia Católica urge al Gobierno cubano flexibilizar las políticas migratorias

Foto: Imagen de referencia. REUTERS/Desmond Boylan /Archivo

LA HABANA, 2 noviembre 2011 (AFP) – La Iglesia Católica urgió este miércoles al Gobierno cubano a aplicar la flexibilización migratoria anunciada por el presidente Raúl Castro en agosto y hacerlo como un acto de “justicia” de cara al futuro de la nación.

“Es una cuestión de justicia, pero no solo. Es también una necesidad para el futuro. Corresponde al gobierno cubano restablecer la justicia en este campo (…) tanto para los que residimos en la Isla como para los emigrados”, señaló la revista Palabra Nueva, de la arquidiócesis de La Habana, que encabeza el cardenal Jaime Ortega.

Desde los éxodos masivos iniciados en 1959, cuando la revolución de Fidel Castro expropió a los ricos e implantó un gobierno socialista, Cuba implantó una política migratoria restrictiva tanto para los cubanos residentes como para los emigrados, que requieren de un permiso oficial para salir o entrar en la isla, según el caso.

“Es obvio que en las regulaciones actuales hay demasiadas y molestas restricciones al movimiento migratorio, es decir a la libertad de las personas para entrar y salir del país, lo cual no es justo”, señala Palabra Nueva en un artículo bajo la firma de su director, Orlando Márquez.

En agosto, Raúl Castro anunció ante el Parlamento que se estudian flexibilizaciones migratorias, tanto para la salida de los residentes como para las visitas de los emigrados.

“En cuanto a los emigrados, la ‘actualización’ debe constituir un acto de justicia porque, ante todo, quienes emigraron son cubanos y, salvo que renuncien o desprecien pública y voluntariamente su condición ciudadana, tienen más derecho que ciudadanos de otros países a visitar ésta, su tierra natal”, añadió.

La revista señaló la contradicción legal de que Cuba no reconoce la doble ciudadanía y, sin embargo, exige a los emigrados que han adoptado la de su país de residencia el pasaporte cubano para visitar la isla, permiso y otros trámites “costosísimos”.

“Somos una nación fragmentada desde hace varias décadas” y “cada vez se hace más evidente la urgencia de una concertación nacional, es decir una actualización, para bien, de las relaciones entre quienes componemos la nación cubana”, agregó.