X

Internacionales

Líder iraní dice tener pruebas “irrefutables” que prueban “el terrorismo de EE UU”

Foto: REUTERS/leader.ir/Handout

Teherán, 2 nov (EFE).- El líder supremo iraní, ayatolá Alí Jameneí, acusó hoy a EE UU de haber dirigido acciones terroristas en Irán y otros países de la zona, y dijo tener más de un centenar de “documentos irrefutables” que lo prueban.

“Estados Unidos está detrás de todos los complots y actos terroristas en la República Islámica de Irán y en Oriente Medio”, afirmó durante un acto con estudiantes en vísperas del 32 aniversario del asalto iraní a la embajada estadounidense en Teherán.

“Irán tiene documentos tangibles e incuestionables y pruebas que demuestran que la administración estadounidense ha sido cómplice de crímenes terroristas en Irán y toda la región”, agregó.

“Cuando se presenten estos documentos, a Estados Unidos y otros países que claman por el respeto a los Derechos Humanos y hacen campañas contra el terrorismo se les caerá la cara de vergüenza”.

Para Jamenei, autoridad suprema del régimen teocrático iraní, la estrategia de Washington “es inventar un situación contra Irán para encubrir su propia campaña de terror contra Irán y otros países de Oriente Medio”.

También dijo que el Gobierno estadounidense tratar de ocultar sus problemas internos, en especial las protestas del movimiento “Ocupa Wall Street”, contra la crisis y los abusos de la banca, y sus “derrotas en Irak y Afganistán, así como en el norte de África, por lo que no tendrá otra opción que abandonar estas regiones”.

Repitió Jameneí que Irán tiene un “papel fundamental” en la “primavera árabe”, que Teherán denomina el “despertar islámico”, pues considera que la Revolución Islámica de 1979 es el antecedente de estos movimientos.

En su intervención ante los estudiantes, Jamenei elogió su “valentía, coraje y nobleza” y rememoró la toma de la antigua Embajada norteamericana en Teherán, a la que el régimen iraní denomina “la guarida de espías”, como una acción contra “la hegemonía y colonialismo” de EE UU.

Tras el triunfo de la Revolución Islámica de Irán en febrero de 1979, el 4 de noviembre de ese año un grupo de estudiantes islámicos, con el apoyo del régimen, ocuparon la citada legación diplomática durante 444 días, y retuvieron a 52 personas.

En mayo de 1980, Washington rompió sus relaciones con Teherán, cuyo régimen encabezaba entonces el fundador de la República Islámica de Irán, el ayatolá Ruhola Jomeini.

El régimen iraní considera a Estados Unidos, al que denomina la “potencia arrogante”, como uno de sus dos principales enemigos, junto con Israel, estado al que no reconoce y al que llama la “entidad sionista”.