X

Internacionales

Se intensifica la violencia en Siria, Damasco acepta plan de Liga Árabe

Foto: – / SANA / AFP

NICOSIA, 2 noviembre 2011 (AFP) – La violencia se intensificó este miércoles en Siria con la muerte de 15 miembros de las fuerzas de seguridad y de 19 civiles, entre ellos 11 obreros de una fábrica, al tiempo que Damasco anunció que acepta “sin reservas” el plan de salida de la crisis propuesto por la Liga Árabe.

Dos grupos de desertores mataron el miércoles a 15 miembros de las fuerzas del orden sirias en la provincia de Hama (centro), informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (Osdh).

“Un primer grupo de desertores hizo estallar un artefacto al paso de vehículos militares del ejército regular
, en la localidad de Madiq, en la provincia de Hama, matando a siete soldados”, precisó el Osdh.

“Un segundo grupo atacó un autobús y un automóvil que transportaba a agentes de seguridad y a milicias fieles al régimen, matando a ocho de ellos, en la carretera entre Qaalet al Madiq y Sqailbiyé”, añadió la organización.

El “Ejército sirio libre”, un grupo armado de oposición siria, reivindicó estos ataques en la red social twitter. La formación de este grupo fue anunciada en julio pasado por el coronel Raid al Asad, oficial del ejército sirio que desertó por la revuelta junto a “cientos de soldados” y se refugió en Turquía.

Estas dos operaciones fueron realizadas “en respuesta a la masacre de 11 obreros”, asesinados por un grupo armado fiel al régimen el miércoles por la mañana en una fábrica ubicada en la provincia de Homs (centro), según el Osdh.

Por otro lado, las fuerzas de seguridad sirias mataron a ocho civiles el miércoles en diferentes barrios de Homs, escenario de operaciones militares desde hace varias semanas, según la misma fuente.

Paralelamente, “la delegación siria aceptó sin reservas el plan de la Liga Árabe en su totalidad”, declaró un portavoz de la organización en El Cairo.

El plan prevé el “cese inmediato” de la violencia y la “retirada de los tanques” a fin de “dirigir un mensaje tranquilizador a la calle siria” y crear las condiciones para un “diálogo nacional” con la oposición.

Sin embargo, el Consejo Nacional Sirio (CNS), que reúne a la mayoría de las fuerzas opositoras al régimen del presidente Bashir al Asad, exhortó nuevamente a la Liga Árabe a suspender la adhesión de Siria a la organización por “el comportamiento sanguinario del régimen”, lo que “muestra que no tiene en cuenta los esfuerzos árabes tendiente a frenar la efusión de sangre y a evitar las injerencias extranjeras. El régimen quiere ganar tiempo”.

Una revuelta popular que busca la caída del régimen de Bashar al Asad estalló en Siria desde el 15 de marzo, siendo reprimida de manera sangrienta por el poder, que no reconoce la magnitud de la impugnación y la atribuye desde el comienzo a “bandas terroristas armadas”.

No obstante desde hace varias semanas la revuelta parece haber tomado un nuevo giro con, además de las manifestaciones pacíficas en las calles, ataques armados contra soldados sirios lanzados por desertores del ejército, según ONG sirias de derechos humanos.