X

Internacionales

Suha Arafat dice que orden de arresto es “una estrategia para mancillar la causa palestina”

Foto: AP Photo/Palestinian Authority, Hussein Hussein / Archivo

Jerusalén, 2 nov (EFE).- Suha Arafat, viuda del líder palestino Yaser Arafat, cree que la orden de arresto internacional dictada en su contra por un tribunal tunecino no es más que una estrategia para mancillar la causa palestina por buscar su aceptación como Estado en la ONU.

“La campaña fue lanzada cuando la Autoridad Nacional Palestina (ANP) se preparaba para solicitar el ingreso en la ONU y la Unesco, principalmente por los medios israelíes, que querían difamar a Palestina y Yaser Arafat”, dijo en una entrevista con la agencia oficial palestina “Maan” difundida hoy.

Suha Arafat agregó que si su marido, fallecido en 2004 por causas desconocidas, estuviera ahora vivo le estaría aconsejando que no se preocupase lo más mínimo por lo que definió como una “campaña de difamación”.

La orden de arresto está relacionada con la fundación de la Escuela Internacional de Cartago con Leyla Trabelsi, esposa del entonces presidente de Túnez, Zin El Abidín Ben Alí.

Suha Arafat, de 48 años, asegura que tiene documentos que prueban que pidió al banco un crédito de 200.000 dólares (144.000 euros) para construir la escuela y que posteriormente renunció a su parte en el proyecto, pero Trabelsi decidió cerrarlo.

Sus únicos ingresos son, puntualizó, los 12.000 dólares mensuales que recibe de la ANP como viuda del líder histórico de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), a quien esposó en 1990.

Asimismo responsabilizó a la esposa del depuesto dictador tunecino de su marcha del país en 2007, cuando Ben Alí le retiró la nacionalidad tunecina previamente concedida.

“Las autoridades tunecinas empaquetaron todas nuestras pertenencias en cajas de cartón y nos pidieron que abandonasen la casa que nos habían dado. Trabelsi amenazó además con tirar nuestros objetos personales a la calle en 48 horas si no abandonábamos el país”, relató.

Suha Arafat, quien desde entonces reside en Malta, mantuvo estrechas relaciones durante su época tunecina con los hermanos de Leyla Trabelsi, especialmente con Belhasán Trabelsi, jefe del clan y exiliado en Canadá tras la huida de Ben Alí a Arabia Saudí el pasado enero.