X

Internacionales

La madre del fundador de WikiLeaks pidió a Australia que impida extradición de su hijo a EE UU

Sídney (Australia), 3 nov (EFE).- La madre del fundador del portal WikiLeaks, Julian Assange, pidió que el Gobierno australiano intervenga para prevenir la eventual extradición de su hijo a Estados Unidos, informaron hoy los medios locales.

El Tribunal Superior de Londres autorizó ayer la entrega de Assange a Suecia para ser procesado por delitos de agresión sexual y violación, aunque tiene 14 días para apelar la decisión.

Christine Assange, cuyo hijo se encuentra bajo arresto domiciliario desde diciembre pasado en el Reino Unido, quiere que el Gobierno de Camberra se asegure de que el informático australiano no sea extraditado a Estados Unidos, según la agencia local AAP.

La madre del fundador de WikiLeaks enfatizó que el Gobierno australiano debería prestar atención a las opiniones legales y diplomáticas entregadas en marzo pasado a un grupo de legisladores que señalan que su hijo afronta un “peligro claro e inminente”.

“Lo que quiero ver es que el Gobierno australiano actúe en base a las recomendaciones que le dieron sus propios abogados y diplomáticos” y que “demande que Suecia y Reino Unido, e incluso que ellos mismos, den, por escrito, garantías humanitarias que aseguren que Julian no será extraditado a Estados Unidos”.

“Si esto sucede, yo creo que Julian iría a Suecia sin resistirse” para afrontar las acusaciones por violación, dado que su preocupación “es que sea entregado” a Estados Unidos, acotó.

Juliánn Assange cree que el proceso judicial en Suecia es promovido desde Estados Unidos, el país más perjudicado por los miles de cables confidenciales y comprometedores publicados en diversos medios del mundo a través de WikiLeaks.

La madre de Assange manifestó también que la decisión del tribunal británico no le ha sorprendido, pero sí le ha conmocionado porque su hijo no ha sido acusado o interrogado respecto a los cargos de violación de los que se le acusa.

La Fiscalía sueca acusa a Assange de tres delitos de agresión sexual y uno de violación tras la denuncia de dos mujeres, que aseguraron que los hechos ocurrieron en agosto de 2010, mientras el “exhacker” rechaza las esas afirmaciones y dice que este proceso tiene motivaciones políticas.