X

Internacionales

Presidente de Camerún toma posesión de nuevo tras 29 años en el poder

Yaundé, 3 nov (EFE).– El presidente de Camerún, Paul Biya, en el poder desde hace casi tres décadas, tomó hoy posesión de su cargo en la Asamblea Nacional tras ganar las elecciones presidenciales del pasado 9 de octubre con un 77,9 por ciento de los votos, lo que le sitúa al frente del país durante los próximos siete años.

«Me comprometo plenamente a servir a Camerún con todas mis fuerzas», afirmó Biya durante la ceremonia de investidura, en la que felicitó a la Comisión Electoral del país (Elecam) por la labor desempeñada, a pesar de las fuertes críticas de los miembros de la oposición tras los comicios.

«La Elecam ha cumplido muy bien con su trabajo. Nadie puede dudar que los que dirigen Camerún lo hacen de forma legítima, porque han obtenido el poder del pueblo camerunés», afirmó Biya en su discurso.

La ONG Transparencia Internacional, la mayoría de la oposición camerunesa, la Embajada de Estados Unidos en Camerún y el Gobierno francés a través de su Ministerio de Exteriores han señalado numerosas irregularidades en estas últimas elecciones presidenciales.

«Continuaré con intensidad la batalla para la mejora de las condiciones de vida de los camerunés y de la justicia social, a pesar de que el paro siga en aumento», agregó.

El Ministerio de Vivienda estima que existe una demanda de unas 200.000 alojamientos en las ciudades de Yaundé y Dualá, las dos más grandes del país.

Además, según el director general del Instituto de Estadísticas de Camerún, Joseph Tebo, «el 33% de los jóvenes están mal alimentados, lo cual es una situación preocupante no solo para la comunidad internacional, sino para el Gobierno camerunés».

Después de cerca de 29 años en el poder, la red de infraestructuras de Camerún ha visto escaso desarrollo, aunque la tasa de crecimiento de la economía está en estos momentos en el tres por ciento anual y el setenta por ciento de su población sea joven.

Diez de los veintitrés candidatos opositores que participaron en las pasadas elecciones presidenciales presentaron quejas formales ante el Tribunal Supremo de Camerún al considerarlos fraudulentos, pero fueron rechazadas al considerarse que «no se presentaban pruebas concretas para demostrar que hubo irregularidades».