X

Internacionales

Tercera acusación por acoso sexual contra Cain

Foto: REUTERS/Jonathan Ernst

Washington D.C. , EE UU.- Al candidato sorpresa en las primarias republicanas le surgió una tercera acusación de acoso sexual cuando hace quince años era presidente de la Asociación Nacional de Restaurantes, y al menos una de las mujeres podría romper el silencio sobre unos hechos que el empresario insiste en negar. Cain apunta al entorno del también candidato Rick Perry, gobernador de Texas, como responsable de la filtración.

Cain asegura que solo porque él es negro se le quiere apear de las primarias, que encabeza en varias encuestas. Pero los sondeos también indican que, porque es negro, muchos han decidido darle el beneficio de la duda mientras no salgan más detalles del caso: blancos que quieren corregir prejuicios raciales del pasado y afroamericanos que cierran filas con el descendiente de esclavos que más se ha hecho oír en las filas republicanas.

El domingo, dos empleadas de la patronal de restauración denunciaron internamente a Cain por comentarios y gestos que, sin ser propiamente sexuales, tenían cierta connotación sexual y podían catalogarse como acoso. Entonces firmaron un acuerdo de confidencialidad y recibieron una indemnización (una cobró un año entero de sueldo: 35.000 dólares), lo que les ata jurídicamente.

El abogado de una de las mujeres acusa a Cain de mentir, se reunirá hoy con la dirección de la Asociación para forzar una declaración pública de su cliente. Alega que mientras el candidato está dando su versión del caso, sus supuestas víctimas no han podido ser escuchadas. Una tercera mujer habría sido objeto de una situación similar, aunque en su caso no llegó a formalizar sus quejas.

Cain no ha manejado bien la crisis. A pesar de saber desde hace diez días que el diario «Politico» iba detrás de la historia, no parece haber preparado una estrategia de respuesta. Si primero negó saber nada sobre acuerdos extrajudiciales alcanzados con las afectadas, luego tuvo que admitirlos.

Al principio dijo que no recordaba nada; después ha referido detalles de uno de los casos y sigue sin acordarse del otro.

Aseguran fuentes conocedoras de las denuncias, citadas anoche por varios medios estadounidenses, que la versión de la mujer que especialmente busca romper el silencio, defendida por el abogado Joel Bennett, supondrá el final de la carrera de Cain como candidato.

Aunque se trate de la palabra de uno contra la del otro, Cain tendrá complicado recomponer la confianza de quienes le apoyan. Especialmente cuando tanto en Iowa, que abre el 3 de enero el proceso de primarias, como dos semanas después en Carolina del Sur la credibilidad en el mensaje socialconservador es fundamental para el triunfo.

Un traspié de Cain probablemente beneficiaría en esos dos estados a Perry, pues su perfil de cristiano evangélico, claramente opuesto al aborto, se impondría a otros aspectos de su campaña.

Información de ABC