X

Internacionales

Leales a Gadafi prometen seguir lucha en Bani Walid

Foto: REUTERS/Caren Firouz / Archivo

BANI WALID, Libia, nov 5 (Reuters) La guerra aún no ha terminado para los nuevos gobernantes de Libia en la ciudad desértica de Bani Walid, donde los seguidores de Muamar Gadafi prometen seguir combatiendo por su líder y los otros residentes están furiosos por la violencia y los saqueos.

Enfurecidos por lo que ven como represalias por de las fuerzas leales al nuevo Gobierno de Libia, miembros de tribus dicen que sus hombres ya están tratando de reagruparse en un nuevo movimiento de insurgencia en y alrededor de la estratégica ciudad del desierto al sur de la capital, Trípoli.

“La tribu warfalla está furiosa. No pueden esperar a hacer algo respecto de esto”
, dijo Abu Abdurakhman durante una visita a su casa destruida en lo que dijo que fue un ataque en venganza por parte de las fuerzas anti-Gadafi.

“Los hombres warfalla de Trípoli y otros lugares están enviando mensajes de texto diciendo:’Necesitamos reunirnos y hacer algo. ¡Reunámonos! ¡Reunámonos!'”

Los Seguidores de Gadafi no tienen esperanzas de restituir a su clan tras la muerte del dictador, con su hijo Saif Al-Islam prófugo y una oleada de sentimientos anti-Gadafi extendiéndose por Libia y el mundo.

Pero el Gobierno interino de Libia, el Consejo Nacional de Transición (CNT), está al tanto de que el apoyo de civiles armados y desilusionados podría reforzar una pequeña pero persistente fuerza pro-Gadafi en el desierto y algunas ciudades.

Para cortar de raíz cualquier nuevo foco insurgente, ahora necesita ganarse a la gente -una tarea muy difícil en una ciudad destruida por la guerra como Bani Walid.

Bani Walid es de particular importancia porque es la base espiritual de la mayor tribu de Libia, la poderosa warfalla, que incluye hasta uno de los 6 millones de libios y cuyos integrantes están dispersos por todo el país.

La ciudad está llena de armas y algunos vecinos todavía exhiben graffiti pro-Gadafi. A diario se registran tiroteos entre fuerzas del Gobierno y seguidores de Gaddafi en los límites de Bani Walid.

Las fuerzas gubernamentales presentes en la ciudad dijeron estar al tanto del problema pero creen que con Gadafi muerto, las hostilidades pronto se disiparían por la ausencia de un objetivo claro antes de convertirse en una formidable fuerza insurgente.

“Sabemos que hay civiles pro-Gadafi armados. Pero no creo que presenten un riesgo porque solo tienen armas livianas”, dijo Omar al Mukhtar, comandante de las fuerzas anti-Gadafi al norte de Bani Walid.

En entrevistas privadas, los combatientes se mostraron visiblemente más alarmados.

“Siempre pisoteamos los retratos de Gadafi desplegados por el lugar pero ellos los pasan por encima. Hay tiroteos a diario con seguidores de Gaddfi”, dijo un soldado de la brigada de Bani Walid.

Los combatientes dijeron que los seguidores de Gadafi están usando lechos fluviales secos para lanzar ataques nocturnos contra sus posiciones -una táctica que resalta su determinación de seguir luchando.