X

Internacionales

Crece la tensión contra Irán: reporte de la Iaea levanta más sospechas

Foto: EFE/Archivo

VIENA, nov 6 (Reuters) – El organismo de vigilancia nuclear de Naciones Unidas emitirá su reporte más detallado a la fecha respecto a Irán y sus pesquisas sobre el posible desarrollo de bombas atómicas en el país, aumentando las sospechas sobre las intenciones iraníes y elevando las tensiones en Oriente Medio.

Las potencias occidentales probablemente aprovecharán el documento de la Agencia Internacional de Energía Atómica (Iaea por su sigla en inglés), precedido por especulación mediática en Israel de ataques militares contra sitios nucleares iraníes, para presionar por más sanciones contra el país petrolero.

Pero Rusia y China temen que cuando la Iaea publique sus hallazgos la semana próxima se dañen las probabilidades de resolver mediante la diplomacia una extendida disputa nuclear y han presionado contra el informe, oponiéndose a cualquier nueva medida punitiva de la ONU contra Irán.

Irán rechaza las acusaciones de que pretenda poseer armas atómicas y dice que su programa nuclear sólo busca producir electricidad.

El reporte sería enviado a los Estados miembro de la IAEA el 9 de noviembre, antes de una reunión trimestral la próxima semana del panel de gobernadores de 35 naciones en Viena.

“Estará seguido por un impulso de la Unión Europea y Estados Unidos por sanciones más fuertes contra Irán en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde las potencias occidentales enfrentan resistencia de parte de Rusia y China”, dijo Trita Parsi, experto en relaciones Estados Unidos-Irán.

Se espera que el documento entregue nuevas evidencias de investigación y otras actividades con pocas aplicaciones aparte de la fabricación de bombas, incluyendo estudios vinculados al desarrollo de un detonador y modelos computacionales de un arma nuclear.

Fuentes informadas del reporte agregan que incluirá información de antes y después del 2003, año en que Irán detuvo el trabajo de “fabricación de armas”, según las estimaciones de los servicios de espionaje estadounidense en un polémico documento dado a conocer el 2007.

Muchos expertos conservadores criticaron los hallazgos del 2007 como inexactos y simplistas, y las agencias de inteligencia estadounidenses ahora creen que en los últimos tres años, los líderes iraníes reanudaron los debates a puertas cerradas sobre si desarrollar o no una bomba nuclear.