X

Internacionales

EE UU comienza a vaciar mayor base en Irak, se llevan baño de Hussein

Foto: SAAD SHALASH/Reuters

BAGDAD, nov 7 (Reuters) – El Ejército estadounidense comenzó a vaciar su base en Bagdad, ubicada en los palacios que pertenecieron a Saddam Hussein, y devolverá la propiedad a Irak el mes próximo, pero el baño que el ex dictador usó en prisión se va con los militares.

El inodoro de acero inoxidable y una puerta de acero reforzado fueron quitados de la celda donde Hussein pasó dos años antes de su ejecución en el 2006 y será parte de un museo militar en Estados Unidos.

“No nos estamos llevando nada que sea de los iraquíes. Sólo tomamos lo que pusimos, lo que utilizamos, y cuando no lo necesitamos más, lo llevamos a casa”, dijo el lunes el teniente coronel Jerry Brooks, historiador militar estadounidense, durante una visita a la base.

La villa donde las tropas estadounidenses construyeron una prisión de máxima seguridad para Hussein y su primo Ali Hassan al-Majeed, conocido como Ali “el Químico”, se encuentra en una complejo cerca del aeropuerto de Bagdad conocido como Base Victoria.

Será entregado al Gobierno iraquí en diciembre, momento para el cual se habrán retirado los soldados de Washington del país.

Rodeada de 42 kilómetros de muros y alambres de púa, Victoria, la base más grande de las 505 que ha operado el Ejército estadounidense en Irak, albergó a más de 40.000 soldados y hasta 25.000 trabajadores. Sólo 4.000 tropas permanecen ahora en el lugar.

Foto: SAAD SHALASH/Reuters

Washington tiene actualmente 31.000 soldados en Irak, desde un máximo de 170.000, en 12 bases. El presidente Barack Obama anunció el 21 de octubre que las tropas restantes dejarían el país para fines de año.

Los palacios que una vez albergaron al comando de guerra de Estados Unidos, inspirados en el francés Versalles y levantados alrededor de lagos artificiales conectados entre sí, están siendo desocupados, salvo por el amoblamiento francés de la época de Hussein.

Burger King, Subway y otras icónicas cadenas de restaurantes estadounidenses que alimentaban a cientos de miles de soldados en el polvoriento complejo están cerradas.

En el Palacio al-Faw, la escalonada sala de operaciones donde se daban las órdenes durante la guerra está oscura, sin teléfonos ni computadoras.

El general Lloyd Austin se trasladó en septiembre a la embajada estadounidense en la ribera del río Tigris.

Funcionarios estadounidenses dijeron que el Ejército dejaba mejoras valoradas en más de 100 millones de dólares en la base, como edificaciones, tanques de agua, generadores y otros equipos.

Celdas secretas

Detrás de un puente levadizo de acero y luego de un paso elevado en una isla, la villa de máxima seguridad donde Hussein y Ali estuvieron detenidos -conocida como Edificio 114- parece un lugar que sufrió un bombardeo.

Una parte del techo se derrumbó, en las paredes hay marcas de bombas y la piscina está vacía y con escombros.

Las fuerzas estadounidenses dejaron los restos como una forma de disimular el búnker de acero.

Ya no hay electricidad en los edificios. La luz de las linternas deja ver cables colgando y pedazos del techo rotos en el suelo. La sala de interrogatorio de Hussein se ubica al lado de su celda.

Hussein permaneció encarcelado en el lugar entre el 2004 y el 2006, mientras que su primo estuvo desde el 2004 al 2008, dijeron funcionarios.

En una hoja blanca pegada a la pared, se lee “Celda de detención de Saddam Hussein”. Sus guardias colocaron un cartel que dice “Puerta número 13” sobre la entrada de la celda.

El inodoro y la pileta que usó Ali aún está en su lugar, pero los de la celda de Hussein fueron quitados en agosto, dijo Brooks.

“Van para el Museo Militar de Fort Leonard Wood, en Misuri”, explicó Brooks.

Foto: SAAD SHALASH/Reuters