X

Internacionales

Berlusconi dimitirá tras la aprobación de las reformas prometidas a la UE

Foto:ANDREAS SOLARO / AFP

Roma, 8 nov (EFE).- El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, pondrá su cargo a disposición del presidente de la República de Italia, Giorgio Napolitano, una vez que se aprueben las primeras reformas económicas exigidas por la Unión Europea (UE).

Esta decisión se recoge en un comunicado de la Presidencia de la República italiana, en el que se informa del contenido de la reunión celebrada este martes entre Napolitano y Berlusconi, después de que el primer ministro perdiera la mayoría absoluta en una votación en el Cámara de Diputados.

Según el comunicado, Berlusconi ha expresado una «gran preocupación por la urgente necesidad de dar respuestas puntuales a las expectativas de los socios europeos con la aprobación de los presupuestos de 2012, oportunamente enmendados siguiendo la contribución más reciente con observaciones y propuestas de la Comisión Europea».

«Una vez cumplido ese trámite, el presidente del Gobierno pondrá su cargo a disposición del jefe del Estado, que procederá a las consultas habituales (para formar un nuevo Gobierno) dando máxima atención a las posiciones y propuestas de cada fuerza política, ya sea de la mayoría parlamentaria que salió de las elecciones de 2008 como de la oposición», añade.

El Ejecutivo de Berlusconi tiene por delante la ratificación en el Parlamento de una enmienda a los presupuestos de 2012 que hace una semana aprobó el Consejo de Ministros.

En esa «maxienmienda», cuyo contenido específico aún se desconoce, figuran las primeras exigencias hechas por la UE a Berlusconi para garantizar la estabilidad financiera del país, que tiene una deuda pública del 120 % de su PIB.

«Me han traicionado», afirma Berlusconi

El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, declaró hoy que «me han traicionado», después de que su gobierno perdió la mayoría absoluta en una votación en la Cámara de Diputados.

«Me han traicionado, ¿pero estos a dónde quieren ir?», preguntó Berlusconi a un grupo de diputados de su partido (PDL) en el hemiciclo.

Tras la votación sobre las Cuentas del Estado de 2010, el primer ministro fue directamente a controlar el listado de diputados y leyó los nombres de los once parlamentarios que no le votaron (cinco del grupo mixto, cinco del PDL y uno que se abstuvo).

La votación en la Cámara de los Diputados de las Cuentas del Estado de 2010, que fueron aprobadas por 308 votos a favor, pero sin alcanzar la mayoría absoluta de 316 diputados el pleno, supusieron un fuerte revés para el mandatario que esperaba alcanzar al menos 310 votos, dijeron diputados que vivieron esos momentos con Berlusconi.

«Es necesario saber qué hay que hacer, pero yo no me rindo, quiero seguir adelante«, declaró el primer ministro italiano.

Y antes de abandonar el hemiciclo aseguró: «Debemos saber qué hacer, hay un problema de números».

Después, Berlusconi se reunió en la misma sede de la Cámara con los ministros de Exteriores, Franco Frattini; el de Administraciones Públicas e Innovaciones, Renato Brunetta; el de Reformas Institucionales italiano, Roberto Calderoli, y el secretario nacional del partido gubernamental PDL, Angelino Alfano, además del subsecretario de la Presidencia del Consejo, Paolo Bonaiuti.

El encuentro fue breve y luego partió hacia Palazzo Chigi, sede del Gobierno, para reunirse con su socio de Gobierno, el líder de la Liga Norte, Umberto Bossi, quien esta mañana sugirió que debería «apartarse» del cargo y que fuera Alfano el que le sustituyera como presidente del Consejo de Ministros.