X

Internacionales

Militares que abatieron a “Cano” temían daños a la población civil

Foto: AFP PHOTO/Luis ROBAYO

Bogotá, 8 nov (dpa) – Los comandos que el viernes pasado participaron en la operación que terminó con la muerte del máximo líder de la guerrilla de las Farc, alias “Alfonso Cano”, temieron afectar a la población civil por la proximidad de casas campesinas al escondite del fugitivo, dijo hoy una fuente militar.

El comandante de la Fuerza Aérea, general Tito Pinilla, comentó que los helicópteros que atacaron la casa donde se refugiaba “Cano” actuaron con precisión para no dañar casas que se encontraban a corta distancia y que incluso no se disparó contra un campamento guerrillero vecino ante la alta posibilidad de causar bajas entre los civiles.

Pinilla explicó a la cadena radial Caracol que los helicópteros del Ejército, que fueron custodiados por varias aeronaves de la Fuerza Aérea, no arrojaron más de 20 bombas contra la casa donde estaba el jefe guerrillero porque un ataque más intenso era considerado de gran riesgo.

“Nos preocupaba mucho los posibles daños colaterales porque en esa zona hay muchas casas de civiles“, dijo Pinilla al describir el lugar de la ofensiva militar, una zona montañosa en jurisdicción del municipio de Suárez, en el departamento de Cauca (suroeste).

Foto: AFP PHOTO/Luis ROBAYO

“No solamente estaba ese campamento ahí (la casa donde estaba “Cano). Estaba otro que tenía población civil muy cerca, por eso actuamos sobre el campamento del terrorista principal y no sobre el otro”, añadió.

El oficial comentó que cerca de 40 aeronaves participaron en la llamada “Operación Odiseo”, de las cuales siete fueron impactadas por disparos hechos por guerrilleros con ametralladoras.

Asimismo, Pinilla destacó el hermetismo guardado por los oficiales que planificaron el ataque, que había comenzado varios días atrás sin que se rompiera el secreto.

“Cano”, de 63 años y cuyo nombre verdadero era Guillermo Sáenz, recibió tres disparos después de que varios comandos especiales del Ejército descendieran de los helicópteros para ocupar la casa.

Según un reporte del Instituto de Medicina Legal, el guerrillero recibió un disparo en el cuello, que le produjo la muerte, y otras heridas en una pierna y una mano.

Investigadores de la Fiscalía General analizan desde el pasado fin de semana siete computadoras, 39 memorias USB y 24 discos duros que fueron encontrados en la casa donde estaba “Cano”.