X

Internacionales

Jacobson: Libertad de Alan Gross sigue siendo una prioridad para EE UU

Foto: Familia Gros / AP Images / Archivo

WASHINGTON, 8 noviembre 2011 (AFP) – La excarcelación del contratista estadounidense preso en Cuba, Alan Gross, seguirá siendo una prioridad para Washington, aseveró este martes en el Senado estadounidense la candidata a encargarse de América Latina en el Departamento de Estado, Roberta Jacobson.

Jacobson defendió la política del gobierno de Barack Obama de relajar algunas restricciones para viajes de estadounidenses a Cuba como una manera de fomentar el intercambio entre ambos pueblos, a pesar de reconocer de que eso pueda brindarle recursos frescos al régimen castrense.

«Alan Gross ha permanecido encarcelado por ya casi dos años y haremos cualquier cosa a través de medios diplomáticos para tratar de devolverlo a su familia, donde merece estar», dijo durante una audiencia en el Senado, que debe confirmarla como la subsecretaria de Estado para América Latina.

Interrogada por un senador sobre si la liberación de Gross, un subcontratista del Departamento de Estado condenado a 15 años de cárcel en La Habana por «actos contra la independencia o la integridad del Estado» cubano, sería una de sus prioridades, respondió: «Sí, absolutamente».

Jacobson negó que Estados Unidos haya ofrecido algo a Cuba a cambio de la liberación de Gross, detenido en diciembre de 2009 cuando entregaba equipos de comunicación a grupos judíos en La Habana.

«Nunca hemos ofrecido concesiones unilaterales al gobierno cubano a cambio de Gross», aseveró Jacobson, quien ocupa interinamente la subsecretaría de Estado para América Latina.

Congresistas denunciaron días pasados la posibilidad de que Gross pudiera ser intercambiado por los cinco espías cubanos que fueron detenidos en 1998 en Estados Unidos, lo que ha sido negado por el Departamento de Estado.

Jacobson soportó críticas del senador demócrata Roberto Menéndez y del republicano Marco Rubio, ambos cubano-estadounidenses y firmes anticastristas, a la política de Obama frente Cuba, con quien Estados Unidos carece de relaciones formales desde hace medio siglo.

Menéndez afirmó que desde 2009 el régimen de Raúl Castro ha duplicado sus reservas en bancos extranjeros.

Jacobson defendió la liberalización de los viajes de cubano-estadounidenses y de ampliar las visitas de estadounidenses por razones culturales, deportivas o académicas, como una manera de promover valores democráticos en la isla, aunque reconoció que «pudieran haber beneficios económicos para el régimen».

«Pero creemos que tienen mayor peso los beneficios para los cubanos al tener mayor acceso a la información y a los estadounidenses», agregó.