X

Mascotas

Cómo elegir el nombre de nuestras mascotas

Foto:Dreamstime

En el momento de la bienvenida de nuestro cachorro, es importante haber elegido su nombre para que se vaya acostumbrando desde el principio cuando se le llame. Tomese su tiempo para pensarlo, pues los acompañara a usted y su mascota a lo largo de su vida.

Así como a las personas, los nombres que elegimos no solo hablan de nuestra mascota, también dice mucho de nosotros y de la relación que tenemos con nuestro perro. Su nombre influirá incluso en la forma en que lo ven los demás, llegando a causar miedo o confiaza en la gente que lo rodea. Por lo quelo correcto es que transmita la imagen adecuada.

Hay quienes prefieren compartir un tiempo con su mascota antes de elegir el nombre para que sean ellos mismos quienes revelen el nombre que mejor les describe, esta no es una práctica errada, sin embargo no deben tomarse mucho tiempo en decidirlo.

Foto:Dreamstime

Los nombres deben ser cortos. Se recomienda un nombre de dos sílabas debido a que es corto y no lo confundirá con las órdenes de una sílaba como “no” o “ven”. Además, los perros son mucho más receptivos a los nombres cortos.

– Sea coherente. Todos los miembros de la familia deben utilizar el mismo nombre. No utilice apodos o variaciones confusas.

– Recuerde muchas veces usarás ese nombre en público, así que evita frases incomodas de repetir entre más personas.

– La fonética o pronunciación debe ser sencilla, aquellos que contenga las vocales “a” y “o” son los mejores.

– Evita que suene parecido a las ordenes que él pueda recibir, pues luego se confundirá con facilidad.

– Una vez que lo hayas elegido no lo cambies ni le hagas variaciones con diminutivos, esto solo logra confundirlo.

Cuando quieras regañarlo no utilices su nombre al momento de llamarle la atención, pues asociará su nombre con que ha hecho algo malo y no se acercará a ti.

– Recompense con muchos elogios y juegue con su cachorro nuevo cuando reconozca su nombre.

Deja que tu mascota participe en la elección; míralo fijamente y piensa: ¿a quién se parece? ¿cómo se comporta? ¿qué sentimiento te produce?. No olvides pensar en que no siempre será un pequeñin, pues por tierno que sea un Rottweiler de cachorro, nombres como “cuchito”,”bebito”, “fifi”, podrían ser un poco inapropiados en su vida adulta.