X

Mascotas

Ocho cosas sorprendentes que quizás no sepas sobre tu perro

Foto: Guillermo Legaria/AFP

(Caracas, 18 de noviembre. Noticias24) Los hallazgos sobre el comportamiento y la existencia de estas queridas mascotas aumentan. Por eso aprovechamos la ocasión para enumerar las ocho novedades sobre los caninos que no te puedes perder.

Hace poco trascendió que el mejor amigo del hombre, proviene de Europa, su mestizaje es tan amplio que no existe en la actualidad ninguna raza antigua y la inclinación de su cola, expresa su estado de ánimo.

El diario español ABC, ofrece una lista de ocho cosas que en algunos casos son sorprendentes y en otros,

1. En el principio, fueron lobos
Hace al menos unos 18.800 años, esos lobos, quizás ejemplares jóvenes inexpertos o los más curiosos y atrevidos, comenzaron a merodear a los humanos, atraídos por los restos de animales muertos que dejaban a su paso. Esa primera relación salió adelante y tanto lobos como seres humanos encontraron ventajas en vivir juntos. Las bestias comenzaron a ser domesticadas y surgieron los primeros perros, que con el tiempo hemos transformado a nuestro antojo. Posiblemente fueron utilizados por nuestros antepasados con fines prácticos como la ayuda en la caza y solo comenzaron a ser considerados mascotas hace unos 2.000 años.

2. Fueron domesticados por cazadores europeos
Se creía que los perros habían sido domesticados por primera vez en las comunidades agrícolas de Oriente Medio, pero una nueva investigación genética, en la que participaron investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y que ha sido publicada recientemente, señala que los primeros perros fueron domesticados en Europa por cazadores recolectores hace entre 18.800 y 32.100 años.

El estudio analiza el ADN mitocondrial de 18 cánidos prehistóricos de Eurasia y América, hallados en yacimientos y cuevas de Bélgica, Rusia, Suiza, Estados Unidos, Alaska, Argentina y Alemania, y lo compara con perros de muy diversas razas, lobos y coyotes modernos. El análisis descubrió que los perros modernos emparentaban más cercanamente con los cánidos prehistóricos europeos, incluidos los lobos.

3. Hay tanta mezcla que todas las razas son modernas
Según una investigación dirigida por científicos de la Universidad de Durham, es la práctica habitual de mestizaje, hasta el punto de que ninguna raza actual puede denominarse antigua.

El cruce de razas durante miles de años ha hecho que sea extremadamente difícil rastrear las antiguas raíces genéticas de los ejemplares de hoy en día. Genéticamente, las razas modernas tienen poco en común con sus antepasados. Incluso razas como la Akita, la Afgana y la rarísima china Shar-Pei, que han sido clasificadas como «antiguas», no están más cerca de los primeros perros domésticos que las otras. “Todos los perros han sido sometidos a cantidades significativas de cruces hasta el punto de que todavía no hemos sido capaces de rastrear todo el camino de vuelta a sus primeros antepasados”, dice Greger Larson, biólogo evolutivo de Durham.

4. También nos los comíamos
Un fragmento de hueso del que puede ser uno de los primeros perros domesticados en América fue encontrado por unos investigadores de Universidad de Maine en una muestra seca de excrementos humanos de hace 9.400 años en la región de Lower Pecos (Texas).

Debido a que el hueso apareció en el interior de una pila de excrementos humanos y que mostraba el característico color anaranjado-marrón que adquiere el hueso cuando ha pasado a través del tracto digestivo, el fragmento proporciona la primera evidencia directa de que los perros fueron devorados por los seres humanos e incluso pudieron haber sido criados como fuente de alimento.

5. Si mueve la cola hacia la derecha, está contento
Científicos de la Universidad de Trento llegaron a la conclusión de que si un perro mueve la cola hacia la derecha, significa que está contento o siente emociones positivas, pero si lo hace hacia la izquierda, son negativas. Este comportamiento demuestra que los canes, como los humanos, tienen cerebros organizados asimétricamente, en los que los lados derecho y izquierdo juegan diferentes roles.

6. Confunde la pelota con una zapatilla por una razón
Los perros aprenden a asociar las palabras con las cosas de forma diferente a cómo lo hacemos los humanos. Si para nosotros la pelota es básicamente un objeto redondo, para ellos no es su forma lo que la define, sino su textura y tamaño, según una investigación de la Universidad de Lincoln (Reino Unido). Por ese motivo, una pelota puede ser confundida fácilmente con otro objeto.

7. Tan atento a lo que le dices como un bebé
Una investigación publicada en la revista Current Biology sugiere que la receptividad canina para la comunicación humana es sorprendentemente similar a la de los niños de 6 meses a 2 años de edad.

Los perros no solo captan las palabras que decimos, sino también nuestra intención. “Evidencias crecientes apoyan la idea de que los seres humanos y los perros comparten algunas habilidades sociales, y el funcionamiento social-cognitivo de los perros se asemeja al de un niño de 6 meses a 2 años de edad en muchos aspectos”, explica József Topal, responsable de la investigación.

8. El más listo sabe mil palabras
Es una hembra de border collie llamada Chaser se hizo famosa hace un par de años por ser capaz de reconocer los nombres más de mil objetos. El animal realizaba entrenamientos diarios de cuatro o cinco horas en el Wofford College, en Carolina del Sur (EE.UU.). El vocabulario de Chaser incluía, entre otras voces, almohada, anfibio, canguro, tentáculo, pirámide, serpiente, mariposa, monstruo y zombi.

Otro perro de la misma raza, “Rico”, perteneciente al Max Planck Institute de Alemania, ostentaba el récord de más palabras memorizadas con 200. La retención memorística de Chaser supera, incluso, los alcances cognitivos del famoso loro «Alex», que podía identificar objetos, números, colores y formas, así como distinguir entre grande y pequeño, igual y diferente.

Con información de ABC