X

Mascotas

Descubren crustáceos y otras especies marinas en una fosa inexplorada del Pacífico

Foto: Oceanlab

(Caracas, 3 de marzo. Noticias24) – Científicos del Oceanlab de la Universidad de Aberdeen se han adentrado por primera vez en las profundidades de la fosa de las Nuevas Hébridas (archipiélago de Vanuatu). Un aproximado de 7 km bajo las aguas del Pacífico Sur, cerca de Nueva Caledonia.

El descenso hasta este punto del océano Pacífico inexplorado hasta la fecha y situado a más de 7.000 metros de profundidad ha revelado a los científicos que, al contrario que en las Marianas, en esta fosa no es extraño ver pulular grandes crustáceos o unos peces parecidos a los congrios -llamados brótulas- de más de un metro de longitud.

Los investigadores querían conocer si los patrones de biodiversidad en estas trincheras infinitas pueden ser predichos por las tendencias que se observan en otros lugares similares del Pacífico. Sin embargo, encontraron “una comunidad de peces de aguas profundas por completo diferente”, explica Alan Jamieson, del Oceanlab, que llevó a cabo la expedición.

Los peces eran sorprendentemente escasos y su diversidad pequeña, “nada que ver con lo que esperábamos”. De los peces que los investigadores estaban seguros que se iban a encontrar, los granaderos, no había ni rastro. Sin embargo, los que dominaban la zona eran un grupo llamado congribadejos, que son mucho menos visibles en otros lugares.

Los investigadores desplegaron cámaras y trampas para animales un total de 27 veces entre los 2.000 y los 7.000 metros de profundidad en las Nuevas Hébridas. Nueve despliegues adicionales se hicieron en la cuenca vecina de Fiji Sur.

Las aguas de esta fosa no son tropicales, razón por la cual resultan menos productivas y los animales que las habitan parecen acostumbrados a vivir en entornos con poca comida, como las gambas y los congribadejos, especies que posiblemente habiten grandes extensiones de las profundidades del Océano Pacífico.

En total, los científicos han obtenido 10.000 imágenes, una gran cantidad de vídeo y varias muestras extremadamente raras de congribadejos, abadejos y anguilas, y miles de muestras de pequeños crustáceos que ahora están siendo analizadas en Nueva Zelanda y Australia.

“Estos nuevos hallazgos son un recordatorio de que incluso las partes más profundas del mundo están intrínsecamente ligadas a la productividad de las aguas superficiales. Si se produce un cambio en el sistema actual es muy probable que tenga efectos en cascada significativos en la comunidad de aguas profundas. El mar profundo es potencialmente una especie de víctima silenciosa en la era del cambio climático”. explica Jamieson.

Foto: Oceanlab

Con información de ABC